• Friday, April 19, 2024

La tarde del Lolo

Un movimiento cadencioso de cintura para dejar a Jonny Evans fuera de la pelea y un zurdazo alto y cruzado inapelable que inmovilizó al arquero Onana fue todo lo que necesitó un exquisito y refinado Rodrigo Bentancur para sacarle todo el jugo a la excelente asistencia del debutante Timo Werner y así rescatar para al Tottenham Hotspur un punto de oro y platino del “Teatro de los Sueños“.

    Con su capitán Heung Min Son a las órdenes de su selección y con toda una enfermería a cuestas, los “Spurs” se presentaban en Old Trafford para vérselas con la montaña rusa que es hoy el inestable Manchester United conducido por Erik ten Hag.

     Muy temprano, a los 3 minutos, Marcus Rashford prendió todos los motores pero su compañero Hojlund lo estorbó haciéndole perder el balón. El desenlace fue que el centrodelantero danés terminó sacando partido del infructuoso rechazo de un defensa para fusilar al italiano Vicario. Mal asunto para los de Postecoglou: el local se ponía 1-0 cuando la mayoría de los actores ni siquiera habían aparecido en escena.

“NO”. Cuando la visita estaba en el tema de tratar de sobreponerse a semejante recibimiento, el español Pedro Porro comenzaba su gran tarde ejecutando un corner con tal precisión que al brasileño Richarlison le bastó esbozar un ligero “no” con su cabeza para colocar la pelota muy lejos del alcance de Onana, empatar el juego y de paso continuar con su racha goleadora.

    A 5 minutos del final del primer tiempo el danés Hojlund decidió que era mejor reconciliarse con Marcus y entonces, aplicando un toque de porcelana, le devolvió magistralmente una pared para que Rashford se sacara el gusto colocando el balón cruzado, directo a la red visitante.

SEÑORÍO. El complemento vió lo mejor de Rodrigo “Lolo”  Bentancur. El de Nueva Helvecia paseó su clásico señorío por toda la cancha: no dejó ninguna parcela por recorrer, erguido, dueño de todo, aprovechando cada metro como tierra fértil para sus cortes clásicos y para hacer correr la pelota por las bandas o por donde aparecieran los espacios.

     Con el capitán “Cuti” Romero solucionando todo atrás, con el Hojbjerg de siempre, carcomiéndole los talones a todo el que pasaba por su lado, con el lateral Pedro Porro siendo tan eficiente defendiendo como ofendiendo, el encuentro se fue jugando cada vez más en la mitad defendida por el local.  

      Y entonces llegó el 2 a 2 que sería definitivo. Se lo habían ganado los “Spurs”, también el ocasional asistidor Timo Werner, de gran debut en su retorno a la Premier League, pero sobre todo se lo merecía sobradamente el muy sufrido Rodrigo “Lolo” Bentancur, con su simplicidad y elegancia, hoy de nuevo hombre clave de este equipo, el nuevo Tottenham Hotspur de Ange Postecoglou.

GOLAZOS. Fue difíicil, tanto que el eufórico festejo del final resultó inusual y hasta insólito para el Manchester City de “Pep” Guardiola. Es que ganar en el “St. James Park” siempre es tarea para cíclopes. El partido podrá ganarlo Bernardo Silva, Kevin De Bruyne o el veinteañero noruego Oscar Bobb. Quizás los tres, a lo mejor otros, el tema es que el tal “Pep” no está dispuesto a dejar un sólo punto más por el camino y eso es lo único que importa en el Etihad y sus alrededores.

     De todos modos, lo anterior no quita que el choque ante Newcastle haya tenido ribetes de épico. Los cinco goles -dos del local y tres de la visita- fueron espectaculares. El partido en sí mismo fue maravilloso, un digno representante de la mejor Liga del mundo.

RECETA. Es cierto que, salvo durante los 15 minutos finales del primer tiempo, el juego fue claramente dominado por el City. Es verdad que Martin Dubravka, el arquero de las “Urracas” fue dueño de una actuación descomunal, pero también es verdad que las contadas veces que los de Eddie Howe se hicieron del balón, le jugaron al City con la receta que hay que aplicarle al City: no cayendo en la telaraña que los de Guardiola tejen, utilizando para ello pelotazos cruzados al vacío explotando, en el caso de Newcastle, la velocidad del centrodelantero sueco Isak o la calidad de Anthony Gordon, quienes no por casualidad fueron los autores de dos golazos prácticamente calcados, de tan similares que resultaron.

     El 3 a 2 lo puso el chico Bobb tras controlar con maestría un pase excelso del belga De Bruyne y dejar por el camino al gran arquero Dubravka, antes de toparse prácticamente con la red rival.

ARQUEROS. Aston Villa, revelación de esta Premier, sigue dejando puntos. Esta vez no pudo con Everton en su visita al “Goodison Park” de Liverpool. Fue el partido de los arqueros. Emiliano Martínez estuvo brillante, Jordan Pickford no le fue en zaga y entonces entre ambos terminaron dibujando el 0 a 0 que presentó el marcador final.

     La fecha se completa el próximo fin de semana pero este nuevo tropiezo del “Villa” permite adelantar que el Liverpool de Darwin Núñez se mantendrá como líder en solitario, sea cual fuere el resultado de su próximo encuentro.

Standings provided by Sofascore
No comments yet! You be the first to comment.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *