• Thursday, May 23, 2024

Nacional: Los 5 apuntes que dejó la victoria sobre Plaza Colonia

Foto: @Nacional

Foto: @Nacional

De la mano de Álvaro Gutiérrez el tricolor sigue a paso firme en su objetivo de alcanzar el primer lugar de la Anual, del que sigue cerca

A estas alturas, cuando Álvaro Gutiérrez lleva 18 partidos al frente de Nacional entre Campeonato Uruguayo y Copa Libertadores, hay que decir que una de las grandes virtudes del equipo es la paciencia. La victoria 4-1 sobre Plaza Colonia lograda este miércoles a la noche en el Gran Parque Central por la fecha 4 del Torneo Intermedio fue una muestra más (de tantas) de la disposición inclaudicable que tiene el tricolor de ir siempre por más.

Claro, es una obligación que le dicta la historia, pero no siempre la actitud ha sido la misma. Entre otras cosas este Nacional tiene el convencimiento de que algo bueno va a venir. Siempre. Por eso hemos visto de todo: inicios titubeantes, otros demoledores y también de esos en los que la superioridad es tremenda pero la eficacia no tanta, como ocurrió ante los colonienses, pero sin que ello genere frustración. Todo lo contrario, los tricolores van y van hasta que consigan ese ansiado gol y por eso el final casi siempre es el mismo: triunfo. Frente a Plaza merecieron irse al entretiempo con al menos un gol más de ventaja y lo consiguió en la reanudación del complemento. Es decir: ni el descanso mermó la ambición y convicción de Nacional.

Si hay un partido que debe dejarse de lado de este ciclo del Guti es la derrota 3-0 ante Liverpool en Belvedere. El propio técnico dijo al término del partido que el juego duró hasta que llegó el primer gol (al minuto 8), porque luego el equipo se fue mentalmente. Ese juego es, en todo caso, la excepción que confirma la regla.

Difícilmente a Nacional le alcance para pelear el Intermedio porque está 5 puntos detrás de Liverpool cuando solo restan 9 por disputarse. Por lo tanto, tendría que ocurrir una catástrofe en el negriazul para no adjudicarse el Grupo B, pero a no olvidarse: este equipo tricolor es paciente y esperará hasta el último momento si es necesario por otra remontada. Lo que sí está a tiro es la Tabla Anual, pues está solo dos puntos detrás de Peñarol y todavía queda todo el Clausura. Y jugando así bien puede aspirar a quedársela.

Clasificación ofrecida por Sofascore

Repasemos 5 apuntes que dejó la nueva victoria de Nacional:

  1. El ala izquierda. Gutiérrez ha buscado varias alternativas para el extremo izquierdo. Diego Zabala, Alfonso Trezza, Franco Fagúndez y Gastón Pereiro pasaron por ese puesto sin haber convencido. En realidad, el de mejor rendimiento allí ha sido Trezza, aunque el técnico prefiere tenerlo como alternativa en el banco para revitalizar al equipo en el último tercio de partido. Para este juego con Plaza probó algo nuevo (al menos desde su llegada): Cristian Almeida como lateral y Camilo Cándido de extremo. Y esta última ha sido la mejor solución, porque con el adelantamiento del habitual marcador de punta el DT consiguió tres cosas: más solidez en marca en el lateral con Almeida, ya que Cándido venía teniendo dificultades en ese rubro; más velocidad y profundidad en el último tercio de cancha; y una dupla que se entiende muy bien y se alterna tanto para pasar al ataque como a la hora de replegarse, porque se buscan, se encuentran y si Almeida pasa a posiciones ofensivas Cándido tiene el oficio para cubrir sus espaldas. Como apunte extra hay que decir que el pasado martes se cumplieron dos años del triunfo de Nacional por 2-0 sobre Peñarol en el GPC por el Uruguayo (el llamado clásico del avión) y allí Cándido anotó el segundo gol dos minutos después que el técnico Alejandro Cappuccio lo adelantara al mandar al campo a Almeida como lateral. Por lo tanto esta fórmula ya ha sido probada y ahora comprobada.
  2. Thiago Helguera. Parte de esa paciencia de la que hablaba líneas arriba se explica en la impronta de Gutiérrez. Desde hace tiempo los hinchas le venían pidiendo a Thiago Helguera, el mediocampista de 17 años al que había puesto en cuentagotas para ir dándole cabida en el equipo. El miércoles lo colocó de titular en lugar del Torito Rodríguez y el botija jugó un partidazo. Cara de chiquilín, alto (1,79), flaco y con su desfachatez revelada en las medias bajas se paró de escudero de Yonathan Rodríguez y dio espectáculo. Pelota al pie, cabeza levantada, precisión en los pases, tiempista para saber cuándo acelerar o cuándo girar hacia su propio arco para reiniciar la jugada, piernas largas para cortar líneas de pases, velocidad para anticipar o bien reposicionarse y dinámica para hacer la transición de defensa a ataque. Es decir: un jugador casi completo y eso que recién está saliendo de la adolescencia y solo tiene 3 partidos en Primera. ¿La verdad? Jugó como para no salir más.
  3. Contundencia en casa. Nacional llegó a 27 partidos sin perder en el GPC por el Campeonato Uruguayo. La última caída fue el 6 de febrero de 2022 por la primera fecha del Apertura de la pasada temporada, cuando Deportivo Maldonado lo venció 2-3 en tiempo de descuento. Impresionante. Si nos referimos a la marca desde la llegada de Gutiérrez no es menos significativa: ganó los 5 partidos que disputó en casa, anotó 18 goles y solo recibió 1, el que le hizo Plaza (Maximiliano Perg en contra) el miércoles.
  4. Abanico goleador. No solo es plausible el poder anotador que tiene Nacional en su casa, sino en general. Es el equipo que más tantos ha convertido en la temporada con 37 (le sigue Liverpool con 36) y 15 de sus futbolistas han llegado a poner la pelota en la red adversaria. Con su anotación para el 2-0 Leandro Lozano se convirtió en el quinto defensa en convertir, pues antes lo habían hecho Bocanegra, Cándido, Polenta y Noguera. Los otros que llegaron al gol son: Zabala, Yonathan Rodríguez, Montiel, Federico Martínez, Pereiro, Fagúndez, Trezza, Damiani, Ramírez y Gigliotti. Y eso solo en el plano local, porque en el internacional deben sumarse Ginella y Diego Rodríguez.
  5. Manejo del plantel. Una vez más Gutiérrez dio muestras de tener mano de seda para manejar el plantel. Ya fue dicho lo de Helguera, a quien no apuró sino que lo tiró al campo cuando consideró el momento adecuado (no solo porque lo vio preparado, sino también por el grado de dificultad del partido), a lo que hay que añadir los “llamados de atención”. No se trata de reprimendas, sino de hacerles ver a todos los futbolistas que están en Nacional y tanto el grado de compromiso como de concentración y rendimiento debe estar alto. Ya lo había hecho con Franco Fagúndez cuando el jugador bajó el rendimiento y lo mandó al banco. Es cierto que no ha conseguido devolverlo al nivel, pero no le tembló el pulso. Ahora lo hizo con Juan Ignacio Ramírez. El Colo tenía 12 goles antes del partido y es el goleador del Uruguayo, pero no la venía metiendo, así que al banco y a probar con el juvenil Bruno Damiani, otro al que la gente quería ver. El muchacho cumplió (le hicieron el penal del 3-0 y tuvo un par de chances de anotar) y jugó hasta el minuto 67, cuando lo reemplazó el Colo Ramírez. ¿Qué pasó? 19 minutos más tarde el Colo convirtió el 4-0. En ese tiempo hizo lo que no había podido hacer en los últimos 191 minutos anteriores (34 ante Deportivo Maldonado —el último al que le había anotado—, 75 frente a Liverpool, 63 contra Metropolitanos y los 19 ante el Plaza): llegar a su gol 13.
No comments yet! You be the first to comment.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *