• Friday, June 14, 2024

Marcelo Bielsa y las razones por las cuales no habló con Suárez ni Cavani

El seleccionador de Uruguay se mostró dolido porque le dijeron mentiroso y explicó que no los llamó porque obtuvo la información que necesitaba

Era muy esperada la aparición pública de Marcelo Bielsa. Aún sin dar a conocer la lista de convocados para la doble fecha por Eliminatorias, la cual confirmó que se divulgará este domingo a la noche, el seleccionador de Uruguay compareció ante los medios, dio una explicación de por qué no reveló la lista de reservados, advirtió que esa será su política mientras esté al frente de la Celeste y sobre todo indicó las razones por las cuales no mantuvo la charla que había anunciado con Luis Suárez y Edinson Cavani.

Audio:

Por qué no reveló los reservados

  • Le voy a explicar cuál es mi criterio: si uno reserva 34 jugadores y luego convoca 26, hay 8 jugadores que son descartados. Cualquier futbolista que es descartado sufre una desilusión. Por conocer la forma en que sienten los jugadores cuando se trata de la selección, no me gusta que esa desilusión sea pública. Entonces, de aquí en adelante (sé que la costumbre era otra) voy a actuar reglamentariamente, pero voy a reservar y terminada la última fecha, cuando esté seguro de que no se lesiona ningún jugador o hay cualquier impedimento, voy a informar los futbolistas que efectivamente son convocados. Lo he hecho así en toda mi carrera y quiero evitar a la desilusión natural, la pública.
  • Siempre cito a un futbolista porque creo que ese jugador está en el mejor momento. La relación que cuido es con los jugadores y con el público. Me interesa que la gente me reconozca como una persona coherente. Ojalá lo pueda conseguir. Y me interesa que los jugadores me reconozcan como una persona derecha, directa. Me cuesta decidir y postergar las ilusiones de algunos que podrían haber venido por ser reservados y no vienen por no ser confirmados.

Los ídolos

  • No he hablado con Suárez y Cavani y por ese motivo fui descrito como un mentiroso públicamente. La información que se hizo pública es que he mentido a los uruguayos diciendo que iba a hablar con ellos y no lo hice. Efectivamente no hablé con ellos. Yo tengo mucha consideración por los jugadores que adquieren la dimensión de ídolos; primero porque llegar a ese sitial no es para cualquiera y siempre es merecido. Nadie es ídolo sin merecerlo y son muy pocos los que llegan a esa condición. Hay dos aspectos por los cuales algunos jugadores se convierten en ídolos: porque producen alegrías muy importantes y por algo pocas veces descrito pero que tiene mucho peso. Cuando el aficionado idolatra a un jugador siente que lo que el jugador consigue lo está haciendo él mismo. yo eso lo aprendí cuando leí una bandera en Brasil que decía: “vine por tí, hazlo por mí”. Pensé que se refería al triunfo, pero no era ese el significado, sino que el aficionado le pide al ídolo que haga en su nombre aquello que él hubiera dado todo por hacer y no pudo porque no fue jugador. Imagínese que si usted lastima a un ídolo, también lo hace con la gente que tiene ese ídolo”.

El llamado pendiente

  • Cuando hablé en la primera ocasión dije lo siguiente: voy a hablar con ellos (Suárez, Cavani y los referentes), voy a escucharlos y en función de ello les pediré que escuchen mi opinión. Yo no sabía qué posición me iban a poder transmitir en una charla que yo quería tener con ellos. A partir de que comencé a trabajar Cavani expresó que su tiempo en la selección no había terminado y Luis Suárez lo mismo. Esas dos informaciones que no necesité hablarlas con ellos porque las leí y las escuché volvieron —desde mi punto de vista— innecesaria cualquier conversación porque se convirtieron en jugadores convocables. A partir de ello mi obligación es elegirlos o no cada vez que se produce una convocatoria. Entonces, no fue necesaria la conversación. Ellos informaron que sus ciclos en la selección no habían terminado, yo recibí esa información, se convierten en seleccionables y lo que debo hacer es decidir cuándo los convoco y cuándo no.

El seguimiento

  • Un jugador es por los antecedentes, por la actualidad y por la disposición a participar. Los antecedentes de Cavani y Suárez son inmensos; la actualidad la observo en cada partido del que participan y no hablo solo del juego, sino a comentarios que cada futbolista hace sobre sí mismo. Pongo el ejemplo de Suárez: hace un tiempo comentó sobre competir dos veces por semana, la tolerancia a los viajes, la incidencia de sus molestias en la rodilla… todo eso vinculado con la alta exigencia que él describió que le reclama el torneo brasileño y alguna otra liga alternativa menos exigente. ¿Qué quiero decir con esto? que cuando hay figuras de tanta repercusión, toda la información necesaria uno la recibe.

Los criterios de citación

  • La lista de convocados la diseño no con la condición de pensar en 2026. La convocatoria resuelve los dos partidos inmediatos y también conlleva cierto grado de inversión a futuro, pero en qué proporción es una cosa y la otra, la mayor es los dos partidos inmediatos.

¿Les cerró la puerta?

  • Es imposible que sea yo el que decida que el ciclo de un jugador como Luis Suárez está terminado. De ningún país retiraría yo a un jugador de la selección. ¿Cómo me voy a permitir eliminar lo poco que le queda al fútbol de valioso que es jugar por nada más que el amor por la camiseta? Cuando el mundo dice que está asqueado de lo que sucede con la relación dinero-fútbol aparece la selección de un país como un escenario virgen. No está contaminado por el dinero (todavía) y por eso sufre las postergaciones que sufre, porque el fútbol de las selecciones está absolutamente postergado.
No comments yet! You be the first to comment.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *