• Monday, October 2, 2023

Nacional: 5 apuntes de la eliminación de la Copa Libertadores

Foto: Juan Mabromata/AFP vía Getty Image

Foto: Juan Mabromata/AFP vía Getty Image

El conjunto tricolor hizo una buena serie ante Boca Juniors, pero ¿qué le faltó para avanzar a los cuartos de final?

Los octavos de final volvieron a ser el muro infranqueable para Nacional (y en general en el último tiempo para los equipos uruguayos) en la Copa Libertadores 2023. En realidad y aunque suene a poco en un país futbolero como este, que ha ganado 8 veces el torneo continental a través de sus dos equipos grandes, esta edición del certamen ha sido un paso adelante, porque en las últimas dos ningún conjunto oriental logró avanzar hasta la fase final.

El último que había superado esta instancia había sido precisamente el elenco tricolor en 2020, cuando eliminó a Independiente del Valle en tanda de penales (0-0 en el global) y luego cayó en cuartos a manos de River Plate.

En esta ocasión el que lo apeó fue el otro gigante argentino, Boca Juniors, por penales y sin haberlo podido derrotar en ninguno de los dos enfrentamientos de la llave. Nacional hizo una muy buena serie y teniendo una visión global una muy buena Copa Libertadores. Por momentos el tricolor superó a Boca Juniors y lo tuvo contra las cuerdas, pero ¿qué le faltó y qué le quedó de cara al futuro? Analicemos:

1. CONTUNDENCIA

Dispara el Colo Ramírez y ataja Romero. Foto: Marcelo Endelli/Getty Images)

Sacar un empate en La Bombonera y habiendo marcado dos goles es un gran mérito. El equipo dio una gran muestra de personalidad a lo largo de toda la Libertadores, rescatando puntos en los minutos finales de los partidos, y lo ratificó en el último juego al remontar dos veces un marcador adverso. El balance en el torneo es muy bueno: 13 puntos logrados sobre 24 disputados (54%), 3 triunfos, 4 empates y 1 derrota, con 11 goles convertidos y 9 recibidos. Y aquí, en estos últimos datos, surge una de las razones de la eliminación: la falta de contundencia. 11 tantos marcados en 8 partidos suena a poco. Eso se reflejó en la serie ante Boca Juniors. Es cierto que se trató de un rival de gran jerarquía, pero la clasificación Nacional no la perdió en Buenos Aires, sino en Montevideo, cuando tuvo para golpear fuerte al xeneize y dejó escapar la oportunidad. En el Gran Parque Central jugó un muy buen primer tiempo y aunque bajó algo en el complemento, en líneas generales mereció haberse llevado los tres puntos. Falló a la hora de la definición y eso le costó la eliminación. En un plano más corto, repitió eso en los penales que decidieron la serie.

2. DISTRACCIONES

Trezza celebra su gol en La Bombonera. Foto: Juan Mabromata

Los periodistas solemos decir con mucha liviandad que a un equipo o a un futbolista (incluso a los árbitros) le faltó concentración como si fuera tan fácil estar enfocado en algo durante 90 y tantos minutos. Desafío a cualquier persona a que intente hacer eso en su trabajo sin cometer errores a lo largo de esa hora y media y luego hablamos. Más allá de esto, en esta clase de partidos internacionales tener distracciones suele ser fatal y es por eso que se insiste en tratar de mantener la concentración lo máximo posible. Dos distracciones fueron precisamente las que costaron los goles de Boca: una al perder a Miguel Merentiel en el área y dejarlo cabecear absolutamente solo y otra al dejar recibir a Luis Advíncula de frente al arco y sin marcas en el inicio del complemento. Por ejemplo: en el gol de Alfonso Trezza para el 1-1 hay más mérito de la ofensiva, porque uno arrastra marcas (Bruno Damiani) y el otro llega por detrás para anticipar a su marcador y cabecear. No todos los goles son errores de la defensa.

3. EL PLANTEO

Foto: Marcelo Endelli/Getty Images
Álvaro Gutiérrez. Foto: Marcelo Endelli/Getty Images

En la previa había cierto recelo del plantel táctico planificado por Álvaro Gutiérrez, pero finalmente fue acertado. El técnico hizo dos cambios y ambos le dieron buenos resultados, porque logró el objetivo que tenía de defenderse con la pelota (principalmente en el primer tiempo) y porque consiguió con Damiani tener a un futbolista corpulento, rápido y dinámico para ensuciar la salida rival. Por momentos (sobre todo en los momentos posteriores al 1-1) Nacional jugó muy bien y mejor que Boca, haciendo circular la pelota y generando el murmullo en la tribuna local. ¿Debió haber jugado Thiago Helguera? Desde de lo futbolístico es indudable que sí, pero hay que darle la derecha al técnico desde lo emocional porque habría que saber cómo lo vio durante la semana a un chiquilín de 17 años que iba a jugar en uno de los estadios más difíciles del mundo.

4. DESEMPEÑOS

Foto: Marcelo Endelli/Getty Images
Bocanegra y Cavani. Foto: Marcelo Endelli/Getty Images

A lo largo de la serie Nacional jugó mejor de lo que podía pensar y en eso tuvo que ver también la mejoría de rendimientos individuales. Daniel Bocanegra jugó una gran serie y confirmó que Gutiérrez tiene el sustituto ideal para reemplazar a Fabián Noguera como socio de Diego Polenta en la zaga. Se habló mucho de Gabriel Báez antes de su llegada, pero sus dos partidos fueron muy buenos, poniendo incluso la asistencia para el 1-1 con un centro magnífico, levantando la pelota y pinchando la pelota para que cayera en el lugar justo a donde llegaría Trezza para conectar. No obstante hay algo por señalar que no implica una responsabilidad suya exclusiva: los dos goles de Boca llegaron por su lado, dado que hubo centro de Advíncula para el 1-1 de Merentiel y el propio lateral anotó el 2-1. Damiani le da más peso a la ofensiva, aunque todavía le falta gol para ser centrodelantero. El que sí estuvo bajo en La Bombonera fue Diego Zabala, aunque a su favor está que inició la jugada del segundo gol con un gran pase filtrado.

5. FUTURO

Foto: Juan Mabromata/AFP vía Getty Image
Juan Ignacio Ramírez. Foto: Juan Mabromata/AFP vía Getty Image

¿Cómo se posiciona Nacional de cara al futuro, especialmente el Clausura que debe ganar para meterse en la definición del Uruguayo? De acuerdo al nivel mostrado en la serie contra Boca hoy da la sensación de estar al menos un escalón por sobre los demás. Principalmente ha conseguido juego colectivo tanto en defensa como en ataque, más allá de presentar algunos problemas en el juego aéreo. Cada pelota que le cruzan en el área es un dolor de cabeza. Tiene dos muy buenos laterales que ofrecen marca y proyección y que, principalmente, no mandan centros por compromiso sino que tienen destino, porque hacen envíos aéreos, también llegan al fondo y dan pases atrás y hasta pisan el área para definir. En el medio tiene marca y fútbol y en ataque posee varias alternativas, con tres goleadores (Ramírez, Gigliotti y Damiani) a disposición, alternativas por los extremos aún si se va Alfonso Trezza (justo ahora que se estaba consolidando), pues están Federico Martínez, Franco Fagúndez y en un futuro cercano Gonzalo Carneiro.

No comments yet! You be the first to comment.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *