• Tuesday, July 23, 2024

Álvaro Gutiérrez consiguió una vida más en Nacional

El equipo no jugó bien, pero ganó y eso era lo que se le reclamaba al entrenador, quien necesita ayuda urgente de sus jugadores

Si había alguien que se jugaba mucho en el partido que marcaba el regreso del fútbol profesional a Uruguay tras la huelga de casi un mes que sostuvieron los jugadores era Álvaro Gutiérrez. El técnico sabía que su puesto estaba en juego, porque después de tres empates en tres presentaciones no había más crédito posible, sobre todo porque estos resultados (que lo hicieron perder pie) se sumaban a las oportunidades desperdiciadas de acceder a la punta de la Anual durante el Intermedio. Nacional venció 2-1 a Racing y el entrenador respiró.

“¡Vamos muchachos, la pelota hay que pasarla para adelante!”, gritó en un momento cuando la exasperación ya hacía incontenible las palabras que se venía guardando. El rostro de Guti lo decía todo: frustración y por qué no un poco de desesperación.

La sensación más difícil de digerir para un entrenador es el de la impotencia, porque en su mente ya jugó el partido y ya lo ganó, pero para que ello suceda realmente depende de lo que hagan sus futbolistas en la cancha. El técnico ya les explicó la estrategia, ya les dijo cómo defender y cómo atacar, por lo cual queda a merced de los futbolistas. Y Gutiérrez veía con frustración que Nacional no engranaba y, lo que es peor, no por mérito del rival sino porque sus futbolistas no hacían lo que estaba planificado.

Pases largos, pases cortos, entregas del balón al rival y lo que más pareció indignar al técnico: pidió que fueran por las bandas y casi no hubo desbordes. ¿Cuál fue su mayor responsabilidad? Haber salido a jugar el segundo tiempo con los mismos 11 cuando el equipo no hacía nada de lo que él pretendía.

Nacional finalmente ganó, pero no convenció. Gutiérrez obviamente sigue en su cargo, consiguió una vida más y lo sabe. “Acá estás a 4 partidos de que te echen”, dijo en conferencia de prensa tras la victoria para a modo de revelación de que en un club grande como el tricolor el DT está sentado siempre en una silla caliente. Está claro que para no perder esa vida extra en la próxima fecha necesitará que los jugadores lo ayuden. Sería un buen comienzo que al menos hagan en el campo lo que él les pide desde el costado.

No comments yet! You be the first to comment.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *