• Tuesday, February 27, 2024

El mito caído: los grandes van a todos lados y siguen siendo campeones

Dejan más puntos y ya no se despegan tanto de los demás, pero al final de la temporada el resultado siempre es el mismo

Durante muchos años se dijo que la principal razón de que Nacional y Peñarol acaparaban los títulos era que jugaban siempre en el Estadio Centenario y no salían a todas las canchas, como lo hacían los demás equipos. Este argumento lo manejaban las propias instituciones en desarrollo, pero había un par de explicaciones lógicas para ello, motivo por el cual los mismos que se excusaban en ese razonamiento fijaban el máximo escenario del país cuando eran locales y debían recibir a un grande.

Lo primero es que los clubes menores no tenían escenarios en buenas condiciones como para recibir a un público masivo y lo segundo es que la convocatoria de los grandes hacía que cada juego fuera con 25.000 o hasta 40.000 personas (dependiendo el momento del equipo) en las tribunas, lo que era impensado albergar en otro escenario y lo que significaba, a su vez, una mayor recaudación de dinero para el local. ¿Era una opción mejorar los estadios propios para llevar a los grandes? No, porque era una inversión sin retorno pues se perdería mucho dinero al dejar espectadores afuera.

Con el correr de los años esto fue cambiando, especialmente por dos motivos: a partir de finales del siglo pasado todos los partidos de los grandes pasaron a ser emitidos en directo por la televisión, lo cual restó espectadores en vivo; Nacional desde 2005 y Peñarol desde 2016 tienen sus propios estadios (el Gran Parque Central y el Campeón del Siglo, respectivamente) con amplias capacidades y comodidades, por lo cual ya no van al Centenario con tanta asiduidad. Esto último también tuvo un segundo efecto y fue el sentido de pertenencia. Como los hinchas regulares compran palcos o butacas o bien sienten que deben acompañar al equipo solo cuando juegan en casa, definitivamente abrir el Centenario para alojar poco público pasó a ser un negocio deficitario para los demás clubes cuando eran locales ante los grandes.

Fue entonces que efectivamente se decidieron a acondicionar sus estadios, mejorando los campos de juego pero también la infraestructura en general, con mejores vestuarios para los equipos, ingresos adecuados y baños suficientes para el público y comodidades para el periodismo. Lejos están algunos escenarios aún de llegar a lo ideal, pero muchos son cómodos, como el Viera o el Franzini, por ejemplo.

La cuestión es que por todo esto Nacional y Peñarol comenzaron a jugar muy poco en el Centenario y mucho en todos los escenarios. Y entonces se derrumbó el mito.

Desde 2014, cuando lo consiguió Danubio al ganarle la final a Wanderers, ningún equipo menor sale campeón del Uruguayo. De hecho, en lo que va del siglo solo dos instituciones por fuera de los grandes se consagraron: Danubio en tres ocasiones (2004, 2007 y 2014) y Defensor Sporting en 2008.

A modo de comparación, en los últimos 24 años del Siglo XX (prácticamente el mismo periodo de lo que va del actual) hubo 7 títulos obtenidos por los equipos en desarrollo: Defensor en 1976, 1987 y 1991, Central Español en 1984, Danubio en 1988, Progreso en 1989 y Bella Vista en 1990.

Lo que sí ha ocurrido con las constantes visitas de los grandes a los estadios de sus rivales son dos cosas: pierden más puntos que antes y no se despegan tanto de los demás y los clubes en desarrollo han conseguido ganar con más asiduidad torneos cortos. Defensor Sporting, Danubio, Rocha, Wanderers, Liverpool, Plaza Colonia y Rentistas dan prueba de ello. Sin embargo, el título al final de la temporada generalmente se lo lleva Nacional o Peñarol.

A modo de ejemplo para lo de los puntos, por el actual Apertura Peñarol perdió solo un partido y fue en Belvedere ante Liverpool por 1-0. Nacional cayó en dos ocasiones y también lo hizo jugando fuera del GPC: 2-1 en Colonia ante Plaza y en el clásico disputado en el CDS por 2-0. Los aurinegros cedieron 7 unidades fuera de casa (logró 22 jugando en su escenario), en tanto los tricolores dejaron 14 como visitantes, pero ganaron 19 como locales.

Un mito cayó. Los grandes ya no salen campeones todos los años por jugar siempre en la misma cancha. Los equipos menores deberán buscar otra explicación.

No comments yet! You be the first to comment.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *