• Tuesday, July 16, 2024

El mal momento deportivo que atraviesan las SAD en Uruguay

Hay seis equipos que funcionan bajo este régimen y cuatro de ellos están en zona de descenso

Hace apenas una semana asumió el nuevo Consejo Ejecutivo de la Asociación Uruguaya de Fútbol. El presidente no cambió, pues continúa Ignacio Alonso, en tanto también se mantienen en el colegiado Andrea Lanfranco y Matías Pérez. Hay dos grandes novedades: una es que Peñarol no integra el gobierno del fútbol por las diferencias que mantiene con las autoridades a las cuales, por cierto, desafió al intentar proponer un candidato distinto; y otra es que justamente la vacante dejada por la institución aurinegra fue ocupada por primera vez por un representante de las Sociedades Anónimas Deportivas (SAD), en este caso Carlos Manta.

¿A qué viene esto? A que una apuesta importante de Alonso como presidente de la AUF es lograr que diferentes grupos inversores se acerquen al fútbol uruguayo, más precisamente a los clubes, para que haya más casos de SAD y de esa manera que las instituciones puedan crecer especialmente en infraestructura. El primer caso exitoso fue Torque (gestionado por el Grupo City) y otro más actual es Racing, que con el exfutbolista argentino Fernando Cavenaghi a la cabeza no solo hizo obras importantes en su estadio Parque Roberto, sino que presentó el nuevo complejo deportivo de la institución.

Sin embargo, a decir verdad las SAD no atraviesan su mejor momento deportivo. Los tres equipos que si terminara hoy el Campeonato Uruguayo perderían la categoría son SAD e incluso hay un cuarto que tiene el mismo puntaje del antepenúltimo (por lo cual deberían definir con una serie de partidos cuál permanecería) y tiene el mismo estatus.

Hay seis equipos que funcionan bajo el régimen de SAD y solo dos están en una posición relativamente cómoda, aunque lejos de los primeros puestos: Deportivo Maldonado y Boston River.

Plaza Colonia (precisamente la SAD de la que fue parte Manta hasta antes de ingresar al Ejecutivo) ocupa el último lugar del descenso, por encima tiene a Montevideo City Torque y un escalón más arriba se encuentran Racing y La Luz. Esto es, entonces, un contratiempo  para las aspiraciones del Ejecutivo de consolidar a las SAD en el fútbol uruguayo. Es, al menos, un argumento potente para el resto de las instituciones que se manejan con el tradicional sistema de clubes sociales y deportivos.

Todavía falta la última fecha del Intermedio y todo el Clausura, por lo cual bien puede cambiar la situación, pero al día de hoy la realidad deportiva de las SAD es mala, por más que a futuro tengan un mejor panorama pues el dinero que no se gastaron en futbolistas sí lo invirtieron en crecimiento institucional, lo que a la larga seguramente dará sus frutos.

Ese fue el camino que eligió Liverpool pese a no ser una SAD pero manejarse como tal desde que en 2001 asumió José Luis Palma como presidente y, aunque sufrió un descenso, hoy es uno de los habituales grandes protagonistas del fútbol uruguayo con 5 títulos logrados en los últimos 5 años.

No comments yet! You be the first to comment.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *