Conectá con nosotros

Eliminatorias

Un mar de dudas

El seleccionado uruguayo volvió a dejar puntos por las Eliminatorias de cara a Qatar 2022.

En la previa, al mirar el sistema y jugadores ejecutados por Oscar Tabárez, daba para ilusionarse. Un claro 4-3-3, con el ingreso de Facundo Torres que había saltado desde la banca en el encuentro ante Paraguay de buena manera, pero que no pudo repetir su buena actuación desde el vamos.

En los primeros minutos se vió un Uruguay que quería ser protagonista. Tenencia de balón, ataque posicional y presión alta. Luego del gol bien anulado a la selección vinotinto (tras un horror defensivo de Diego Godín y José María Giménez), comenzaron las dudas y con ellas todas las falencias.

Luego se desdibujó Uruguay. Comenzó a saltear la línea del medio, llegando la bola sin fuerza al ataque. Comenzó la posesión, pero sin progresión. Equipo carente desde lo actitudinal, estático, sin profundidad, sin sorpresas.

Para cortar un poco con el abuso del pelotazo que generaba el salto de línea, Torreira se metió entre los dos zagueros para ser el primer pase hacia adelante y ya poder jugar con Federico Valverde y Matías Vecino (Nahitan Nández), pero todos estos imprecisos con el balón, lo que generaba a la perfección a lo que pretendía el rival, los contragolpes. Es justo decir que el rival fue muy modesto, de todas formas se las ingenió para atacar, pero claro, sin contundencia ni peligrosidad.

Falencias: Uruguay recuperó muy bien la bola en la mitad del terreno, pero así como lo recuperaba, lo entregaba de mala manera. El más notorio fue Valverde, que no le sienta cómodo jugar por izquierda, una inentendible posición que le otorgó el cuerpo técnico. Hay que tener en cuenta que si a un futbolista lo colocas en un puesto que no está acostumbrado, comienza perdiendo desde lo mental ya que la incomodidad juega su partido y eso pasa a lo táctico. Se explica este razonamiento con la mala noche del buen volante del Real Madrid cuando tenía la pelota.

Carencia de profundidad y ataques de peligro: Se sintió la mala noche de Torres y la desconexión con el partido que tuvo Jonathan Rodríguez. Podrían haber sido vitales si hubiesen gravitado por las bandas para luego asistir a un Luis Suárez agotado físicamente. Pero lógico que esto no se explica solo por estos dos jugadores. Le faltó un generador de juego, que lo mejoró con el ingreso de Nicolás de la Cruz.

Zona defensiva: La defensa cometió muchísimos errores, pero sigue colaborando con el arco en cero. Los repliegues fueron realizados de una manera excelente, notorios y de forma ordenada hasta que el equipo comenzó a sentir el cansancio que no pasó desapercibido en líneas generales. La idea era formar un repliegue conformado por 5 en el fondo, 3 por delante de la última línea y Luis Suárez junto a Rodríguez como opciones de ataque.

No se explica cómo en los últimos minutos, cuando ellos empezaron a tener falencias en las pelotas quietas y dejar huecos en los retrocesos, Tabárez decide poner más gente de marca que en ataque. Uruguay termina jugando con un 5-4-1, lo cual se puede interpretar sin ver el partido que pobló la mitad de la cancha y quizá fue la idea, pero no se notó, dejando ver un planteamiento ultra defensivo cuando el partido pedía gente rápida por las bandas que puedan romper el cero.

Lo destacable: El rendimiento de Fernando Muslera. Disipó dudas y marcó terreno de que es el indicado para tener el arco celeste de cara a lo que se viene. Una clara explicación de porqué la selección no se fue con goles de tierras venezolanas.

Preocupa: La falta de conexión en cuanto a lo colectivo que tiene el equipo a pocos días de comenzar un duro objetivo como la Copa América. También algo llamativo el cansancio físico del plantel que se vió resaltado principalmente en los futbolistas de mayor edad.

¿Jugadores? Hay, cómo cosas para mejorar. Óscar Tabárez, cuerpo técnico y plantel, deberán realizar una dura autocrítica para superar este bajón futbolístico que presentaron no solo en estos dos partidos si no también en el transcurso de la Eliminatoria. Próximo objetivo: la Copa América.

Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Eliminatorias