Conectá con nosotros

Columnas

La directiva de Peñarol espera el jueves a Larriera

El entrenador de Peñarol, Mauricio Larriera declaró, luego del partido frente a Deportivo Maldonado, ante la pregunta sobre la solicitud de ir a la directiva, “Si vamos a hablar de fútbol, se van a precisar muchas horas porque no es fácil entender de fútbol”.

Todo indica que el entrenador concurrirá el jueves a directiva y dará sus explicaciones. Las declaraciones pueden entenderse para el lado que se quiera, pero un simple lector entre líneas detecta que el entrenador deja en claro que la complejidad de dirigir a un equipo de fútbol no se explica en una sesión de directiva.

¿Que va a explicar?, ¿que en pleno campeonato le sacaron a los dos jugadores mas importantes, que al no transferir al centro delantero mas importante el jugador clave para hacer los goles quedó contrariado, molesto y protestó varias veces cuando le tocó salir?, por mas que intentó de mil maneras no pudo encontrar la forma de que el equipo funcionara?.

La pregunta es… ¿no se dieron cuenta los dirigentes que le desarmaron el equipo?.

Larriera, caballero en un juego de caballeros, (como el lo dice) comienza a perder la compostura como consecuencia de los avatares políticos de un club grande como Peñarol.

La oposición, hasta ahora callada, salió a exponer el fracaso (actual) de Ruglio. Exponiendo el poco rendimiento de las contrataciones y el fracaso deportivo. El llamado a directiva de Larriera no es mas que el propósito de exponer al entrenador, la concurrencia a la calle Magallanes significaría su caída.

Cámaras, canales en vivo, lo expondrían a un futuro inminente, perder y caer. Si Larriera va a la directiva ya no puede perder.

Entonces es lógico que se aferre a lo mas firme que tiene, los que allí lo pusieron, Bengoechea y Ruglio han defendido los procesos por encima de los resultados. ahora, presos de sus palabras no pueden sacar al DT pese a la presión de quienes son oposición.

Larriera entró en circuito político del club por que su respuesta fue para los que lo cuestionan. Un entrenador que sabe donde esta el apoyo y donde esta la contra, contestó en una versión desafiante que lo pone ya al límite, ya está dependiendo del resultado.

La directiva del martes se canceló, todo el mundo del fútbol estaría pendiente, no obstante al entrenador no le quedó mas opción que afianzarse a los que lo trajeron, si cae Larriera, la próxima cabeza será la de Bengoechea y el  problema pasa a un presidente que se encuentra solo, sin apoyo, es Ruglio, Nieremberg, Zaindestat y no mucho mas.

Todos los entrenadores son interinos, dijo Garisto, Larriera otra vez, como el año pasado donde justo es decirlo, Bengoechea lo defendió ante esta misma directiva y terminó saliendo campeón, se ve cuestionado.

El gran tema es… ¿ si Larriera explica que ante la cantidad de bajas que sufrió el equipo, no pudo hacer nacer nuevamente al equipo que (según el ) falleció?. ¿Que dirán los dirigentes?, el director deportivo, los responsables de las contrataciones, no hubo una sola contratación en Peñarol que funcionara, entonces…la responsabilidad ¿es sola del entrenador? .

 

Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Columnas