Conectá con nosotros

FÚTBOL

Uruguayo 2022: Auf decide cómo será la temporada con el segundo gran cambio económico de los últimos 90 años

Este lunes el Consejo de Fútbol Profesional de la AUF resolverá cuál y cómo se desarrollará la actividad oficial en 2022, que dará lugar a un hito muy importante: constituirá el segundo gran cambio en el plano económico que experimentará el fútbol uruguayo desde que en 1932 concluyó la folclórica y gloriosa era amateur, dando paso al advenimiento del profesionalismo, a semejanza de lo que había ocurrido en Argentina un año antes.

Desde aquel entonces hasta hoy, la primera variante realmente significativa en ese plano se registró en 1999, cuando Tenfield comenzó a pagar un canon a los clubes por los derechos de transmisión televisiva de los partidos del Campeonato Uruguayo; y la segunda se producirá el año entrante, cuando la AUF entregará un premio de alto valor económico –al menos para un mercado futbolístico chico como el de nuestro país- al club cuyo equipo resulte campeón uruguayo, algo realmente inédito que será posible como consecuencia de una decisión adoptada por la Confederación Sudamericana de Fútbol el pasado martes 14 de diciembre, cuando el organismo continental resolvió que a partir de 2022 entregará 1.000.000 de dólares a cada una de sus diez asociaciones afiliadas para que éstas premien a los campeones de la temporada.

La letra del comunicado a través del cual la Conmebol anunció en forma oficial su decisión es muy clara, en el sentido de que establece textualmente que “cada presidente de Asociación tendrá facultad de dividir el monto hasta en dos premios y determinar cuáles de sus competiciones contarán con este incentivo para los campeones”, lo que por ejemplo la Federación de Fútbol de Chile tiene pensado hacer –según lo adelantó su presidente, Pablo Milad- con el campeonato nacional y la Copa de Chile, algo que aún no se podría llevar a cabo en nuestro país, donde aún no se ha puesto nunca en práctica la disputa de la Copa Uruguay, aunque un integrante del Comité Ejecutivo de la AUF comentó a “La Oral Deportiva” que no hay que descartar totalmente la posibilidad de que dicho torneo finalmente se instrumente y juegue en el correr del año entrante.

De acuerdo a esto, entonces, si en 2022 sigue sin disputarse la Copa Uruguay, el millón de dólares que la Conmebol entregará a la AUF para premiar “a sus campeones”, como lo establece la decisión del organismo rector del fútbol sudamericano, será para el equipo que obtenga el Campeonato Uruguayo; y si se juega la Copa Uruguay, será Ignacio Alonso –en obvio consenso con los restantes integrantes del Comité Ejecutivo- quién determinará qué parte del millón de dólares le corresponderá al campeón de la Copa Uruguay y cuánto le tocará al equipo que conquiste el Campeonato Uruguayo.

Del texto a través del cual la Conmebol dio a conocer su decisión se deprende en forma muy clara que ese dinero que dispondrá para cada una de sus diez asociaciones afiliadas no podrá tener otro destino, en ningún caso ni bajo cualquier circunstancia: “La Conmebol no sólo apunta a elevar la calidad de sus propios certámenes, sino también a hacer una contribución decisiva pata mejorar los torneos de cada país, y tornarlos atractivos y competitivos, otorgando este premio a los campeones”.

La Conmebol señala que su objetivo es “incentivar el rendimiento a nivel internacional” de los equipos de cada país que participen en los torneos continentales, a partir del propósito de elevar el nivel competitivo de las competencias locales”.

El monto del premio de la Conmebol no moverá la aguja en Brasil, por ejemplo, donde el ganador de la Copa Brasil de este año percibe de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) la suma de 17.600.000 dólares por dicha conquista, pero sí lo hará en los restantes países del continente, incluso en la propia Argentina, donde Boca Jrs. -flamante campeón de la Copa Argentina- recibió un cheque de 7.500.000 de pesos argentinos, equivalente a unos 38.000 dólares, tras imponerse a Talleres de Córdoba en una final que se decidió mediante la ejecución de penales.

Tan es así que en Chile, donde surgió rápidamente el debate en torno al destino de los fondos que repartirá la Conmebol, hubo dirigentes de clubes como Lorenzo Antillo, presidente de Audax Italiano, que advirtió que “lo principal antes de entrar a repartir la plata, es que la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) fiscalice que los clubes cumplan con el fair play financiero, porque de lo contrario (el premio) sería un aliciente más para no cumplir”.

Seguramente, Antillo sólo pensó en la realidad del fútbol chileno, que por razones obvias es la que conoce como la palma de su mano, pero hay otra de un mercado futbolístico muchísimo más poderoso en América que le da sentido a su advertencia; la deuda total generada por el fútbol brasileño en la actualidad es de 1.700.000.000 de dólares, según destacó el periodista argentino Sergio Levinsky en un informe recientemente publicado por Infobae.

Sí, mil setecientos millones de dólares debe el fútbol del país cuyos clubes han hecho tabla rasa en los torneos continentales de los dos últimos años; pero eso acá en Uruguay es harina de otro costal: lo importantes es que este lunes 20 de diciembre el Consejo de Fútbol Profesional de la AUF decidirá –o empezará a hacerlo- cuál será y cómo se desarrollará la actividad oficial de 2022, una temporada en la que se operará el segundo gran cambio de orden económico registrado en el ámbito del fútbol local en los últimos 90 años.

 

Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en FÚTBOL