Conectá con nosotros

Fútbol Internacional

Zidane pudo haber sido el sucesor de Tabárez

Zinedine Zidane pudo haber llegado a ser el técnico de la selección de Uruguay, al menos si los integrantes del Comité Ejecutivo de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) hubieran considerado la posibilidad tratar el tema e iniciar los contactos pertinentes cuando a fines del mes pasado uno de ellos recibió un planteo verbal para que el entrenador francés se convirtiera en el sucesor de Óscar Washington Tabárez.

La propuesta fue formulada por representantes de un grupo inversor francés que estuvieron durante varios días en nuestro país, pues llegaron como invitados especiales –no de la AUF- para presenciar la final de la Copa Libertadores que Palmeiras y Flamengo jugaron el sábado 27 de noviembre en el estadio Centenario.

Los empresarios europeos le trasladaron la iniciativa a un muy conocido representante uruguayo al que se encuentran vinculados y éste, que en estos momentos está proyectando una apuesta importante en un club del interior que milita en la órbita de la AUF, hizo llegar el ofrecimiento a uno de los integrantes del Comité Ejecutivo, quien respondió que apreciaba y valoraba la propuesta, tal como correspondía, pero desechó la posibilidad de que el planteo pudiera prosperar porque por entonces las máximas autoridades del fútbol uruguayo ya habían iniciado los primeros contactos para lograr la contratación de Marcelo Gallardo, aunque por esas horas esto último no había trascendido en forma pública, algo que recién ocurriría pocos días más tarde.

Zidane, obviamente, encajaba plenamente en la descripción realizada en su momento por algún integrante del Ejecutivo que, al preguntársele por el perfil que debería tener el sucesor de Tabárez, respondió: “Moderno, joven, pero con buena experiencia internacional”; pues el francés de 49 años, que como jugador se consagró campeón mundial con Francia en 1998 y vice en 2006, como entrenador de Real Madrid conquistó el título máximo de LaLiga de España en las temporadas 2016/2017 y 2019/2020; la Champions 2015/2016, 2016/2017 y 2017/2018; el Mundial de Clubes de la FIFA 2016/2017; la Supercopa de España 2017 y 2019/2020; y la Supercopa de Europa 2016/2017.

Según confió a “La Oral Deportiva” el empresario que trasladó la propuesta del grupo inversor francés a uno de los integrantes del Comité Ejecutivo de la AUF, el aspecto económico no parecía configurar un escollo tan importante como sería lógico pensar en primera instancia, teniendo en cuenta tres aspectos claves: 1) La dimensión de la figura de Zidane y lo que ello representaría para la selección de Uruguay en materia de marketing; 2) Lo que luego se supo que Gallardo percibía en River Plate, suma que la AUF debería al menos igualar si aspiraba a contratarlo; y 3) El pensamiento del grupo inversor francés, que descuenta que Zidane seguramente será el sucesor de Didier Deschamps como entrenador de Francia después del próximo Mundial, y le vendría muy bien dirigir a una selección con “chapa” histórica como “la Celeste” en lo que resta de las Eliminatorias sudamericanas y, en caso de clasificar, en la magna instancia que tendrá lugar en Qatar dentro de un año.

Sin embargo, la idea murió al nacer ante la respuesta del integrante del Comité Ejecutivo de la AUF, quien argumentó que ya se habían iniciado los contactos con el entorno de Marcelo Gallardo, aunque quizá también incidió que el dirigente –de vastísima y reconocida experiencia- creyó que la apuesta por un entrenador europeo, no tan conocedor de la realidad cotidiana del fútbol sudamericano como un argentino, podría ser demasiado arriesgada para la AUF, sobre todo teniendo en cuenta el lugar que ocupa la selección celeste en la tabla de posiciones de las Eliminatorias, aunque también está a un solo punto por detrás de los equipos que se encuentran en franja de repechaje.

Por otra parte, tanto por el lado del grupo inversor europeo que acercó la propuesta, como del empresario uruguayo que ofició de intermediario, y del propio integrante del Comité Ejecutivo de la AUF que la recibió, según lo confirmó este último a “La Oral Deportiva”, se creyó inconveniente poner el nombre de Zinedine Zidane a competir como si fuera en una subasta con el de Marelo Gallardo.

En ese contexto, pues, la posibilidad de que Zidane se transformara en el entrenador de la selección de Uruguay fue cierta, real; pero murió al nacer, sin que siquiera fuera analizada en forma oficial y corporativa por el Comité Ejecutivo de la AUF, pese a que incluso la idea seducía más al grupo empresarial que la planteó, que las otras que –según se especula en Europa desde hace tiempo- parece tener por delante el ex entrenador del Real Madrid en el corto plazo, pues podría ser tentado por una multimillonaria oferta para dirigir a la selección de Qatar, que jugará el próximo Mundial como país dueño de casa, o también ser el sucesor de Mauricio Pochettino en el París Saint Germain, aunque en ambos casos, por diferentes motivos, podría llegar a arriesgar lo que en su entorno se da por descontado: que va a ser el sucesor de Deschamps como técnico de la selección de Francia.

Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Fútbol Internacional