Conectá con nosotros

CONMEBOL

Alejandro Domínguez, presidente de Conmebol, le hizo un gusto a la intendenta Carolina Cosse

La Conmebol confirmó este viernes 10 de setiembre con la fría asepsia que habitualmente encierran los comunicados oficiales de todas las entidades, cualquiera sea la naturaleza jurídica de las mismas, que la final única de la Copa Libertadores femenina de 2021 se disputará el domingo 21 de noviembre en el Gran Parque Central, plasmando así en términos formales algo que en la práctica había quedado concretado en ocasión de la reunión que un día antes habían mantenido en la Intendencia de Montevideo, la intendenta Carolina Cosse y Alejandro Domínguez, presidente del organismo rector del fútbol sudamericano.

Sin embargo, detrás de la designación del histórico estadio de Nacional como sede de la final única de la Copa Libertadores femenina de 2021 hubo de por medio un aspecto de contenido más personal, y de relaciones públicas y políticas, que gravitaron para que, aún cuando haya sido en forma indirecta, la decisión de Conmebol terminara recayendo en el escenario ubicado en la zona de La blanqueada.

Es que lo proyectado en primera instancia por el Comité Ejecutivo de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) era que esa final continental se jugara en el estadio “Domingo Burgueño Miguel” de Maldonado, pues el sábado 20 de noviembre el estadio Centenario será sede de la final única de la Copa Sudamericana y también albergará la final de la Copa Libertadores el sábado 27 del mismo mes; o sea, apenas siete días más tarde.

Sin saberlo, o precisamente por conocer ese plan original de la AUF, Carolina Cosse le solicitó a Alejandro Domínguez que la final única de la Copa Libertadores femenina 2021 se disputara en un estadio que estuviera dentro de los límites del departamento de Montevideo, y como el presidente del organismo rector del fútbol quiso complacer el pedido formulado por la jerarca, para lo cual obviamente gravitó el vínculo personal e institucional entablado últimamente por ambos a raíz de las finales de la Copa Libertadores y la Copa Sudamericana que se jugarán en el estadio Centenario, a la Conmebol se le planteó una opción entre dos únicas posibilidades.

Esto es, ocupado el Centenario, sólo había otros dos estadios montevideanos habilitados para albergar la disputa de la final única de la Copa Libertadores femenina 2021: el Gran Parque Central o el Campeón del Siglo; ante lo cual terminó imponiéndose el escenario tricolor por el factor de la distancia.

Es decir, al jugarse el trascendental partido dentro de Montevideo, resultaba más simple realizar el desplazamiento de la logística que demanda el desarrollo de ese tipo de eventos desde el estadio Centenario hacia el Gran Parque Central que hasta el Campeón del Siglo, que se encuentra mucho más alejado.

El sorteo para la fase de grupos de la Copa Libertadores femenina 2021 se realizará el 24 de setiembre en Asunción, y la ronda inicial del torneo continental se desarrollará entre el 3 y el 18 de octubre en los estadios Manuel Ferreira, de Olimpia, y Arsenio Erico, del Nacional de esa ciudad, ambos situados en la capital paraguaya.

 

Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en CONMEBOL