Conectá con nosotros

Columnas

El Tanque Sisley deslindó responsabilidad por la estafa al BPS

El Tanque Sisley emitió un comunicado precisando que no hubo responsabilidad institucional, ni tampoco personal de ninguno de sus dirigentes en el caso de estafa al Banco de Previsión Social (BPS), por el cual la Justicia procesó a quien es indicado en este remitido del club como “un ex funcionario administrativo” de la entidad que a partir del próximo 1° de agosto volverá a participar en las competencias oficiales de la AUF, haciéndolo en la Primera División Amateur del fútbol uruguayo.

En tal sentido, el comunicado -firmado por el Dr. Víctor Della Valle en su calidad de asesor jurídico de El Tanque Sisley- remarca que “ni el presidente del club, Sr. Óscar Fredy Varela, ni ningún otro dirigente tuvieron participación alguna en la maniobra mencionada, al punto que ninguno de ellos tuvo que declarar en la Fiscalía”.

Asimismo, el referido texto establece que “la investigación certera llevada a cabo por el Fiscal Enrique Rodríguez culminó con la condena de dicho funcionario, que confesó su delito, devolvió la totalidad del dinero y asumió exclusivamente su responsabilidad personal en dicha maniobra”.

Respecto al hecho en sí que dio lugar al comunicado, y más allá de lo establecido por el club a través del mismo, la Fiscalía dictó el procesamiento del imputado por “un delito continuado de estafa que cometió trabajando para El Tanque Sisley”.

Según la Fiscalía, quien identificó como “gerente administrador” de la institución declaró en forma retroactiva en junio y julio de 2020 ante el BPS a 22 personas como trabajadores de El Tanque Sisley, con fecha de ingreso en diciembre de 2019 y salarios que oscilaban entre $ 95.000 y $ 105.000”.

Luego de presentada la lista de 22 trabajadores, a estar siempre por lo señalado por la Justicia, el gerente administrador declaró la finalización del contrato laboral, motivo por el cual el BPS empezó a pagar el subsidio de desempleo para esas personas que supuestamente habían perdido sus lugares de trabajo.

Al ser indagado por la Justicia, el ex funcionario del club admitió que las 22 personas en cuestión no trabajaron en la institución, o en algunos casos no lo hicieron en los períodos mencionados ni percibieron las remuneraciones indicadas.

Por tanto, para la Justicia “se indujo” al BPS un subsidio que no correspondía por un monto total de $ 3.104.514, que el imputado reintegró el 26 de junio pasado, habiendo sido procesado por “un delito continuado de estafa” y “un delito continuado de falsificación ideológica por un particular”, con una pena de 23 meses de prisión sustituida por la de “libertad a prueba”.

En el marco de dicha pena, el ex funcionario administrativo deberá presentarse en la seccional policial más próxima a su domicilio una vez a la semana durante el lapso de un mes, al tiempo que por un período de seis meses realizará tareas comunitarias durante cuatro horas semanales.

Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Columnas