Conectá con nosotros

Boxeo

Amílcar Vidal no es Mc Gregor, pero entrenó cosas de UFC en Miami para pelear este sábado en “la casa de los Spurs”

El invicto uruguayo Amílcar Vidal peleará este sábado 17 de julio por tercera vez en EE.UU. y en esta ocasión lo hará en el AT&T Center de San Antonio, Texas, el espectacular estadio conocido como “la casa de los Spurs”, pues es donde uno de los más renombrados equipos de la NBA juega sus partidos de locatario.

Vidal, que ostenta un récord de 12 triunfos, 11 de los cuales fueron por KO, enfrentará al neoyorkino Imannuwel “El elegido” Aleem, quien suma 18 victorias (11 de ellas conseguidas por la vía rápida), dos derrotas y otros tantos empates, figurando en el 6° lugar del ranking estadounidense de peso mediano.

El uruguayo no sólo ha realizado ya dos peleas en EE.UU., sino que también combatió en otro escenario de gran jerarquía como el Staples Center de Los Ángeles, “la casa de Los Ángeles Lakers” en la NBA, lo que ocurrió el 14 de noviembre de 2020, cuando venció al hasta entonces invicto texano Edward Jeramie Ortiz con un impactante KO plasmado al 1’ 58” del segundo round.

Sin embargo, en esta oportunidad hay varios aspectos muy diferentes relacionados con la nueva presentación en EE.UU. del boxeador compatriota de 24 años, más allá del vinculado al lugar donde se llevará a cabo la pelea, un lujoso estadio que fue construido en 2002 con un costo de 175 millones de dólares, cuenta con 50 palcos de lujo y es capaz de albergar una asistencia de hasta 18.500 aficionados.

Para empezar, por primera vez Vidal será parte de una de las grandes veladas que habitualmente se celebran en EE.UU. en torno a la disputa de títulos mundiales, pues su pelea con Aleem antecederá a la que –nada menos que con cuatro versiones de la corona mundial de peso superwelter en juego- sostendrán el calificadísimo estadounidense Jermell Charlo y el invicto argentino Brian Castaño.

Por otro lado, si bien Vidal se encuentra desde el pasado 6 de junio en EE.UU. -junto a Richard, su técnico y hermano, y a su amigo y sparring Mateo Cetraro- cumpliendo una extensa preparación como las que hizo antes de sus dos peleas anteriores en aquel país, esta vez ese ciclo tuvo aspectos diferenciales que no sólo pasaron por el de cambiar el lugar de residencia y entrenamiento, que en vez de Coachella, en California, ahora ha sido Miami.

Alojado en una amplia y elegante casa con piscina situada en el 7990 de Gran Canal Drive, que el promotor compatriota Sampson Lewkowicz – patrocinador de la carrera del boxeador uruguayo- adquirió para uso exclusivo de los hermanos Vidal y Cetraro, el invicto ha preparado su pelea del próximo sábado bajo la dirección de su hermano, pero en gimnasios de alto nivel, donde se respira boxeo de categoría, como son los del reconocido entrenador colombiano Germán Caicedo y el no menos famoso técnico cubano Pedro Díaz, donde trabajó compartiendo la dura fajina diaria con figuras de jerarquía mundial, pero también “guanteando” con renombrados sparrings.

En el gimnasio de Caicedo, por ejemplo, Vidal compartió jornadas de trabajo con el estadounidense Danny García, ex campeón mundial de peso welter; el cubano Luis “King Kong” Ortiz, que peleó dos veces con Deontay Wilder por el título mundial de peso pesado; el también cubano Yordenis Ugás; y el experimentado dominicano Juan Carlos Payano.

Por si fuera poco, en las últimas semanas Pedro Díaz llamó a Germán Caicedo desde su gimnasio “Mundo Boxing”, ubicado en el 7900 SW de la 40 th. Street en la zona de Tropicar Park, para preguntarle si tenía algún boxeador para que fuera a “guantear” con el turco Avni Yildirim, que el 27 de febrero pasado perdió con el mismísimo Saúl “Canelo” Álvarez y el próximo 31 de julio se medirá en Inglaterra con el inglés Jack Cullen; y allá marchó Amílcar Vidal, recomendado en forma muy especial por el técnico colombiano que se forjó en el oficio al lado de Angelo Dundee, legendario entrenador de boxeadores de la talla de Muhammad Alí, Sugar Ray Leonard, George Foreman, Jimmy Ellis, Héctor “Macho” Camacho, Carmen Basilio y José “Mantequilla” Nápoles.

A nosotros ese ‘guanteo’ nos ayudó muchísimo”, dijo Richard Vidal hablando para “La Oral Deportiva” desde Miami, “porque el turco no es ni parecido a nuestro próximo rival, pero es un infierno, va y va, está siempre arriba, es durísimo, y eso al ‘Pety’ (su hermano) le permitió descargar con mucha fuerza las manos a la boca del estómago, a la línea baja, ya que Yildrim es terrible, no se para ni se frena con nada”.

Eso, seguramente, redondeó entonces una preparación de Vidal que esta vez, aunque exigente como siempre, tuvo facetas distintas; incluso alguna teniendo en cuenta las características del adversario, según reveló su hermano: “Aleem es un boxeador de 28 años, con experiencia, que se hace difícil porque no es de los que va al frente, sino que trabaja mucho de contragolpe y, sobre todo, es bastante sucio, porque no sólo traba mucho, sino que con una mano agarra y con la otra pega; no le voy a decir que le hice hacer UFC, pero también entrenamos algunos movimientos de lucha, para que el ‘Pety’ no se sorprenda y sepa qué hacer cuando el otro lo agarre”.

Este miércoles 14 de julio, los Vidal y el joven Mateo Cetraro –que también hizo duros “guanteos” con boxeadores cubanos y dominicanos- viajaron desde Miami hacia San Antonio, en Texas, “con 73 kilos en el bolsillo, para no sufrir después en la balanza”, según contó el técnico sobre el estado de forma de su hermano, haciendo referencia a los 72,562 kilos que marcan el límite máximo de la categoría mediano.

Al registrarse en el Hotel Thompson, un espectacular 5 estrellas ubicado en el 115 de la Lexington Ave. de San Antonio, el trío de uruguayos coincidió en la conserjería con uno de los dos grandes protagonistas de la velada de este sábado: el estadounidense Jermell Charlo, que posee tres de los cuatro títulos mundiales de peso superwelter que estarán en juego en la pelea con el invicto argentino Brian Carlos Castaño.

La pelea de Vidal, que no es Connor Mc Gregor pero se preparó como si lo fuera, se verá en Uruguay por la pantalla de ESPN, cuya transmisión de la velada que se celebrará en San Antonio, Texas, comenzará a las 20:00 del próximo sábado, teniendo como “plato fuerte” el combate entre Charlo y Castaño.

 

 

 

 

Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Boxeo