Conectá con nosotros

Otros deportes

Salto FC retorna al fútbol profesional con otros bríos

Los salteños ya conocen de experiencias en campeonatos en la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF).

Entre 2003 y 2004 militaron en la divisional de ascenso y luego de un año en lo que todo era novedad y apoyos, pero los resultados deportivos no acompañaron, el proyecto se diluyó, quedó por el camino.

Es lo que no quieren que esta vez pase, quienes con gran esfuerzo y manejando capitales netamente uruguayos, decidieron plantar nuevamente la bandera de Salto en el fútbol profesional.

Braian de Barros (conocido en el fútbol por su anterior apellido, Martínezl) junto a sus amigos Gonzalo Silva y Pablo Munhoz, son los principales impulsores del nuevo objetivo.

Todo surgió en un viaje que hicimos entre Salto y Montevideo (donde reside actualmente) y conversando nos preguntamos ‘porque no poner a Salto nuevamente?’ y así se fue dando todo”, relata a La Oral Deportiva, el ex futbolista, que por lesiones debió abandonar el fútbol a muy temprana edad, 31 años y está próximo a cumplir 36.

La nueva realidad

Hoy veo y me doy cuenta todo lo que rodea al fútbol y lo que hace el dirigente para que los jugadores tengamos todo”, señala, reconociendo que el fútbol no se trata solo de 90 minutos como quizás -inocentemente- lo piensan quienes solo tienen la tarea de entrar a la cancha a jugar.

La presentación de documentación, los fichajes, las tratativas, el pago económico (en el caso de Salto FC deuda anterior de por medio), son partes de la realidad que deben de afrontar los clubes cada temporada, y también aquellos quienes integran la nueva modalidad denominada Sociedad Anónima Deportiva (S.A.D.)

No repetir experiencias anteriores

De Barros, dice que la anterior experiencia del Salto FC empezó bien el primer año “pero después se empezó a perder profesionalismo y calidad y eso no debe ocurrir nuevamente. Dejó muchas enseñanzas, aunque la gente nunca lo tomó como algo propio”.

En Salto la Liga local “es muy fuerte y competitiva, y el hincha de Ceibal es de Ceibal, el hincha de Ferro es de Ferro y así”, “

El desafío má grande es lograr el sentido de pertenencia, que el salteño lo tome como de ellos, porque en realidad somos de Salto, muchos lo ven como otro equipo, pero es Salto. Es tratar de que todos esos equipos amateurs que ya están compitiendo, la Liga Salteña, la Liga Agraria, podamos darle nosotros la plataforma de que esos mismos jugadores jueguen, se vean a nivel nacional y venderlos que es el fin de todo esto, que entre dinero a las diferentes instituciones”, “Esto es un negocio, vamos a sincerarnos, es una SAD que somos nosotros, invertimos para que tenga un retorno en su momento y volcar parte de esas ganancias a la sociedad y a los equipos”.

Suárez, Cavani, Arambarri …

El proyecto busca sustentarse por medios propios.

El departamento de Salto es una cantera inagotable de jugadores, muchos de los cuales sin figuras a nivel nacional y mundial como Luis Suarez, Edison Cavani, Mauro Arambarri, entre otros, lo que despierta -aunque de manera lejana- cierta expectativa de un futuro apoyo.

Nosotros pensamos el proyecto por el lado nuestro, de financiarlo, de trabajarlo, estamos con el marketing y la esponsorización, es un trabajo de levantar capital, más allá del capital propio, pero nosotros estamos abiertos. Ahora se va a lanzar una campaña de socios”, señala.

Dce que previamente en todo este tiempo “estábamos haciendo muchas cosas por si AUF nos daba el OK, y a partir de la habilitación de AUF comenzamos a trabajar detalles más concretos, como la campaña de socios”, subrayó.

Se “calentaba” con Jorge Giordano, al que destaca como gran entrenador

A los 15 años dejó las formativas del club de barrio, el Ceibal FC para su primera experiencia en Montevideo, volviendo a su ciudad natal, para jugar después en Salto FC en la AUF en 2003 y ser transferido con 18 años de edad directo al exterior, a la filial de Monterrey, y posteriormente consolidarse como figura en Lagartos, de Tabasco.

De Barros, volvió a Uruguay y pasó en 2005 a Peñarol, dirigido por Luis Garisto, luego Mario Saralegui, Gregorio Pérez y Gustavo Matosas; recalando en Juventud de Las Piedras desde 2007 a 2014, teniendo como entrenadores a -entre otros- Raúl Moller, Rosario Martínez, (Ariel) De Armas, Jorge Giordano

Los entrenadores que tuve la verdad, la experiencia que hoy trato de transmitir en todo ámbito, es gracias a ellos; grandes personas que me enseñaron muchísimo, más allá del fútbol, acerca de la vida”.

Todos con su “escuela”, señala “yo me quedo con la escuela vieja de la educación, como formar grupos, como educarte no solo para el fútbol esa gente es impresionante, terminan siendo padres para uno”.

En trabajos en cancha, valora a Jorge Giordano “es impresionante”, dice. “Los dos años que estuve con el, y eso que no jugaba porque él quería una ‘presión alta’ y marcar desde la mitad de la cancha y yo ya con mi edad me costaba el recorrido ida y vuelta y yo me enojaba porque quería jugar; porque jugué toda mi vida y llegó él y jugaba poco, pero lo entendía hacia dónde iba”, rememora risueño.

Pero me enseñó muchísimo, me sacó jugo porque los entrenamientos con el son impresionantes”, comentó el ex futbolista, que debido a una seguidilla de graves lesiones -tres cirugías de ligamentos cruzados y dos de meniscos- se retiró de las canchas a los 21 años de edad y hoy quiere cristalizar el sueño de aquel jugador que hoy siente y vive como futbolista.. y como dirigente.

Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Otros deportes