Conectá con nosotros

Fútbol del Interior

-Que es de tu Vida..?

– Idolatrados y… olvidados..?

Un repaso sobre la vida actual de los grandes referentes del fútbol uruguayo surgidos desde el Interior del País que marcaron gloria e historia.

Soñaron desde un campito llegar a grandes equipos y lo lograron en base a enorme sacrificio de viajes desde el suelo natal, desarraigo y momentos donde desde gurí la comida escaseaba.
Ahora alejados de las canchas y de las mieles de las consagraciones y de la fama, nos preguntamos que hacen, como viven.

“Que es de tu Vida..? es un segmento que iniciamos para recordar el paso por el fútbol de los grandes cracks, para agradecerles eternamente y para que no queden en el olvido.

Hoy en La Oral Deportiva, Walkir Silva, héroe de la consagración aurinegra de 1982 en Japón ante AstonVilla.

Riverense, de 61 años de edad, disfruta de su mamá; de su matrimonio con Lucitania Vega, cuatro hijas -todas casadas- que les han dado la bendición de diez nietos.
Walkir, vive en la calle Brasil 1610, en el barrio Don Bosco de la ciudad de Rivera su pueblo de toda la vida.

La última vez que jugó a nivel profesional fue en el año 1993 en El Tanque Sisley, tras lo cual se alejó por motivos de enfermedad en la familia y también por propia decisión.

Siguió jugando a nivel amateur y se retiró con la selección de Tacuarembó, cuando  en 1995 Angel “Pocho” Brunel el DT, lo convenció para defender la roja y blanca de “Gardel”.

Actualmente no está directamente vinculado al fútbol, si bien trabajó como ayudante técnico en Peñarol de Rivera y Sarandí Universitario años anteriores.

Es funcionario municipal y trabaja en el área de deportes desde hace 18 años.

Walkir Silva, aquel cartero goleador, un ejemplo de persona y de deportista.

La camiseta tiene dueña

Walkir, aún preserva la camiseta con la que fue figura en al final de Tokio.

Pero tiene dueña: su señora esposa.

«Por supuesto, es de la ‘patrona’, se la habia prometido, y la medalla también la conservo», señala.

Incluso relata una particular anécdota:

“Por Facebook una vez me encontré que estaban rematando mi camiseta, una ‘trucha’ deberia ser; alguno que precisaba..”, dice con una cómplice sonrisa.

Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Fútbol del Interior