Conectá con nosotros

Nacional

La fábula del «Puma» y el»Tigre».

La reunión sera en el correr del día, José Luis Rodriguez el «Puma» y el representante Daniel Fonseca apodado «El tigre» en su época de jugador se reunirán para definir el futuro de la joya de las canteras tricolores Rodrigo Amaral. El jugador renovó contrato hace años con el club en negociaciones con el ex presidente Eduardo Ache donde se estableció un alto sueldo y una rara cláusula donde si no cobra en la fecha estipulada Nacional paga una multa de un porcentaje mas por el atraso, el contrato trajo en su momento mucha polémica en la interna «tricolor», todo esto para justificar una alta cláusula de salida de 3 millones de dólares.

Fonseca nuevamente utiliza la operativa de pagar la cláusula y llevarse al jugador, luego evidentemente lo colocará en el mercado internacional por un precio tres veces superior. La tajada grande de la torta se la queda el»tigre» y el «puma» queda mirando.

Habitual en su operativa el empresario se asegura la parte del «león» y los clubes formadores de jugadores nada. No fue una buena decisión que el jugador deje de entrenar con el club, justo Amaral que lo que mas necesita es entrenar.

Uno se pregunta ¿Cuál es la razón para violentar los hechos?, ¿no puede Amaral entrenar mientras se producen las reuniones?, por que esa medida de presión, el empresario, tal como hizo con Olivera, pagará la cláusula y listo, para algo existen las cláusulas de rescisión, para que las use el que le convenga y la realidad es que el hecho de que la Sub 20 ganara el torneo al que menos le favoreció es al club que formó el jugador. El empresario lo vende y la limosna va para el club.

Una cláusula de rescisión no es mas que la habitual cláusula penal de los contratos donde se calcula el daño por un corte unilateral de un contrato, el monto se establece de de común acuerdo a la hora de la firma, luego al que le conviene usar la cláusula la usa, como siempre los que venden al jugador son los empresarios y si el precio de la venta excede el de la cláusula el negocio es para el empresario y el club mirando…. «como el gato a la fiambrera».

Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Nacional