Conectá con nosotros

Columnas

Nacional, el adversario estaba afuera pero el enemigo estuvo adentro

Analizar la salida de Jorge Giordano de Nacional sin poner sobre la mesa el episodio de indisciplina ocurrido la noche posterior al clásico y días antes de jugar contra River por la Libertadores es, al menos, un análisis incompleto.

Nacional tomó una decisión preservando sus valores institucionales sacrificando un potencial deportivo muy importante, si bien no se señaló por parte del club a los responsables al menos once jugadores se fueron de los cuáles solo uno fue por transferencia, Santiago Rodríguez, para los demás no hubo una explicación deportiva.

Los «coletazos» de esa decisión quebraron un relacionamiento interno y Nacional nunca volvió a jugar como lo estaba haciendo. El plantel quedó completamente desbalanceado por las bajas que por temas de calendario no pudieron se sustituidos, Nacional bajo el presupuesto de 500 mil dólares mensuales a 350 mil.

Los jugadores jóvenes  afloraron en el equipo y dieron por momentos la sensación de que el equipo podía seguir en carrera por el campeonato, de hecho aún está en carrera a pesar de los puntos perdidos. Llegado el momento de la definición quedó claro que le faltaron referentes. Bergessio y Rafa García quedaron solos en la conducción de los jóvenes.

LOS ADVERSARIOS Y LOS ENEMIGOS

En el fútbol los adversarios son los rivales a los que un equipo se enfrenta, los enemigos están adentro. Cuando en un club no todos tiran para el mismo lado, los que no lo hacen se transforman en el peor enemigo por que desde adentro generan el problema.

El enemigo de Nacional fue el organizador de esa fiesta que rompió la burbuja y generó una sanción del MSP que pidió los videos del hotel y comprobó fehacientemente los hechos, multando sin derecho a defensa a la Institución.

Obligó al club a estar de un lado, el de la disciplina y los valores o del otro. El costo lo pagó Giordano que debió manejar un plantel que perdió 11 jugadores. Aún así probó, intentó, acertó y le erró. Nacional a dos fechas de terminar el torneo Nacional puede ser campeón en dos partidos.

Giordano se pudo equivocar, planteamientos, cambios, integración de equipos, todo es opinable, la trituradora de técnicos se lo devoró con la complicidad de las redes sociales.

CUANDO LA MÁQIUNA MATA AL INVENTOR

Hoy los clubes, sobre todo los grandes, contratan a los que se conoce como CEO, entre otras tareas se crean cuentas de twitter anónimas que bajo el propósito de defender al club marcan tendencia apuntando a quiénes opinan distinto, a los jueces cuando se equivocan, a los periodistas cuando opinan, circulan «memes» de los adversarios y burlas a quién sea. Apenas asumió la directiva de Decurnex se empezó a notar una tendencia en redes sociales, apenas un periodista imparcial escribe una opinión una horda de anónimos lo increpa, ataca y le marca tendencia con la excusa de defender al club, la fanaticada ataca, nuevos «gajes del oficio» .

Sin embargo no se tuvo en cuenta que a esa horda de anónimos manejados por el CEO  se le suma la verdadera horda de la tribuna que ahora además también ataca por twitter. Entonces, la «Máquina mata al inventor», ante cada situación difícil, los directivos terminan mirando el celular para decidir, la horda marca la cancha, la confusión reina y el dirigente se entrevera y piensa que el hincha es el que opina en las redes, como consecuencia decide.

Tarde o temprano los dirigentes ceden a la presión pública a la que son sometidos por las redes sociales. Las decisiones terminan condicionadas por la horda. El principio del fin.

 

 

 

Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Columnas