Conectá con nosotros

El ojo de Londres

Les faltó aplaudir

El gol de Neal Maupay, a los 16 minutos de juego para el 1 a 0 que sería definitivo de Brighton ante el Leeds de Marcelo Bielsa, fue consecuencia de la construcción de paredes, techos, pisos de parquet, edificios enteros, con todo Leeds mirando y admirando la gran obra. Un golazo, claro, pero a nadie hubiera extrañado que los chicos del «Loco» lo hubieran aplaudido. Siguieron los muchachos de Brighton invitándose sólos, navegando 60 metros sin otros barcos en el horizonte , casi hasta «chiveando», siempre sin enemigos a la vista, por supuesto.

Es que está claro que lo del técnico rosarino no es marcar mal, sino que directamente es no marcar, permitir y poco menos que aplaudir. Más que en el fondo, donde los desamparados defensas de la última línea deben enfrentar desarmados a enemigos que les llegan sueltos, libres como pájaros, el problema está en el medio, zona que el técnico argentino no ha poblado precisamente con futbolistas de marca, vestidos con un overol manchado de grasa y aceite, rastrojeros, tractores imprescindibles para trillar un área clave de la cancha.

Con estas franquicias, Brighton jugó a voluntad, pero justamente porque era el discreto Brighton el insuceso no pasó de una simple derrota por un sólo gol de diferencia y no alcanzó el tinte de desastre que ya han causado -y continuarán causando- muchos peces gordos del fútbol de Premier a costa del permisivo Leeds United de Marcelo Bielsa.

Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en El ojo de Londres