Conectá con nosotros

El ojo de Londres

Cara de «Poker»

Tottenham Hotspur fue claro dominador en el primer tiempo  y entonces ese 2 a 0 que estampó el gran Harry Kane sobre el mismo cierre del período inicial, tuvo pinta de cierre de partido. Tras el «relax» del descanso los de Mourinho se durmieron en los laureles. Fue sólo una siesta corta, suficiente sin embargo para que el entrenador portugués se agarrara una de sus clásicas rabietas y se fuera a sentar en su butaca con notoria cara de «póker».

Sheffield United, el colista por muerte de la Premier, no le hizo asco al descansito tomado por su rival y encontró el fútbol que a veces atina a jugar pese a estar casi condenado anticipadamente al descenso. Con toque livianito pero fino, con sentido colectivo, interesante al menos, se le tiró encima a los «Spurs» y hasta logró descontar.

Unas miraditas de reojo al banco, el silencio de su técnico llegándoles pesado y contundente desde el costado de la cancha, la mirada fulminante del luso, todo eso agravado por el descuento de McGoldrick, fueron elementos más que suficientes para que el equipo reaccionara como tocado por un resorte, de modo que ni 4 minutos necesitaron para que N’Dombele sentenciara el partido con el 3 a 1 definitivo.

Sheffield United siguió con su buen juego, sin profundidad, sin «punch», sin hacer daño al menos adentro de la cancha, porque afuera José Mourinho, el de siempre, el que promete cambiar pero nunca lo hace, no podía ni quería ocultar su molestia por lo que consideraba una actuación inconvincente de su equipo.

Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en El ojo de Londres