Conectá con nosotros

El ojo de Londres

La resurrección del City

Cuando parecía que su sistema de juego se moría lentamente, cuando los resultados negativos de la primera parte de la temporada amenazaban con pasarle raya a toda una era de «guardiolismo», al tiempo que los traspiés se sucedían y hasta casi gritaban que al «gran Pep» le habían tomado los puntos, engañando a muchos -especialistas y gente común-, resulta que hoy el Manchester City de Josep Guardiola le pisa los talones a su rival tradicional, el Manchester United, en el tope de la tabla de posiciones de la Premier League.

El «celeste» está segundo a sólo dos unidades de los de Edison Cavani, pero curiosamente, en una supuesta tabla de puntos perdidos, es el líder del torneo con 16 unidades dejadas por el camino contra 17 del United.

De cómo el «citizen» aniquiló a Crystal Palace habría muy poco para decir porque todo fue muy fácil y de rápida ejecución. El buen juego, el que pretende siempre el carismático entrenador catalán, apareció de la mano del espíritu ganador que han recuperado sus dirigidos. Se les ve con las ganas de otrora, con la voracidad que habían perdido, con la aplicación de alumnos clase «A» que exige inexorablemente el ex-técnico de Barcelona.

Todo ese libreto, bien aprendido y recitado de memoria, ha resultado más que suficiente para que Manchester City haya  resucitado recobrando, casi sin darse cuenta, en puntas de pie y en silencio, el nivel de las últimas temporadas, el que ha exhibido casi con ostentación luego de haberse diplomado como uno de los nuevos ricos del fútbol mundial y, con mayor énfasis todavía, después de haberse entregado en cuerpo y alma a las artes y al estilo de «Pep» Guardiola.

Ante todo ese aluvión de cosas conjuntadas, poco y nada pudo hacer el Crystal Palace dirigido por el veterano Roy Hodgson. Fue exhibición y no partido: un 4 a 0 puro y duro. La muestra dió para golazos como los de Gundogan y Sterling y hasta para que un zaguero, John Stone, convirtiera sus dos primeros goles desde que juega en el club.

Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en El ojo de Londres