Conectá con nosotros

Fútbol Internacional

Tren bala

Lavando los trapos sucios adentro o afuera de casa, la cuestión es que José Mourinho se las ha arreglado para que sus Spurs sean hoy los líderes de esta edición de la Premier League. Incendiando a sus jugadores públicamente o apoyándolos, crucificándolos o reglalándoles su bendición, el carismático portugués se ha puesto en camino hacia un nuevo título para agregar a su rico palmarés.

Es cierto que falta mucho para el final de la temporada y nada puede siquiera vaticinarse aún, pero hoy por hoy esos vagones puestos delante del arquero mundialista francés Hugo Lloris y esas dos locomotoras adelante, le hacen exitosa competencia al «Tren Bala» o a «El Ave». Si todavía, tras el recto al mentón del coreano Son a los 4 minutos, promediando el complemento entra el argentino Gio Lo Celso y lo primero que hace es una espectacular corrida de 100 metros llanos para asistir milimétricamente al goleador Harry Kane, quien le da un certero golpe de gracia al alicaído Manchester City de Pep Guardiola, la resultante es un «colorín colorado este cuento se ha acabado»: 2 a 0 y a otra cosa.

El secreto de «Mou» es que funcionen a la perfección los titantes defendiendo, el mediocampo sólido y expeditivo y que los dos galgos de adelante, Kane y Son, pongan sexta velocidad con la mayor frecuencia posible. El primero, además, ha devenido en el delantero más completo de esta competición: barre la casa, lustra los muebles, encera los pisos, recibe a los invitados y todavía le da el cuero para sentarse a la cabecera y ser el poderoso y omnipotente anfitrión del evento.

A «Pep» le agarraron la mano hace rato, aparte que su equipo, como bien se ha dicho en notas anteriores, se ha vuelto apático, repetido, sin cambio de ritmo ni remate certero de media distancia. Igual le han extendido el contrato hasta junio de 2023, quizás y sin tanto quizás, a cuenta de que a partir de la próxima temporada, el catalán vuelva de las vacaciones en su Barcelona con un pan bajo el brazo, posibilidad que el actual Lionel Messi no parece estar dispuesto a desmentir, Desgastado y hasta hastiado de su actual club, casi en pie de guerra con el técnico Koeman, con el francés Griezmann y con quien simplemente no le ponga buena cara, el rosarino daría la bienvenida a un cambio de aires -no al cambio de clima, claro, pero es que todo no se puede- que le regalaría cierto perfume de rosas al tramo final de su fantástica carrera.

Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Fútbol Internacional