Conectá con nosotros

Columnas

El Covid 19 entró a la cancha

No es mas que una opinión, pero basada en razonamientos y escuchando hablar a los que saben me animo a decir que el Covid 19 entró a la cancha. Luego de escuchar atentamente al Dr. Mario Cancela en La Oral Deportiva hablar sobre los hisopados y explicar que existen los «falsos negativos», si ponemos como ejemplo que jugadores de la selección se subieron a un avión en Montevideo con un testeo negativo y se bajaron en Europa con uno positivo, me animo a decir que la cosa cambio.

Empezaron a aparecer casos positivos en los equipos de primera ya no en forma aislada, la entrada y salida de las burbujas y la vida diaria de los jugadores hacen imposible de evitar el contagio, si a esto le sumamos que un jugador puede tener un «falso negativo» y meterse en una burbuja ya todo cambia.

Es muy difícil que se evite el contagio, mas allá de que dentro de una concentración se mantenga la distancia, el contacto no se puede evitar en un entrenamiento, en un trabajo táctico, cosas imprescindibles que debe hacer un equipo para competir, si bien en las últimas horas un análisis empírico tiende a probar que «la cancha no contagia» el contacto social de los jugadores es inevitable.

Es por eso queme animo a dar un panorama desalentador, es muy probable que jugadores que arrojen resultados negativos en un hisopado, a los pocos días den positivo, es raro que el jugador de Danubio José Luis Rodríguez de positivo y que Santiago Paiva con quien comparte habitación y vienen juntos en el coche no, es probable que Paiva arroje negativo a primera instancia y positivo mas adelante.

Es casi imposible evitar que un jugador en 16 equipos  juegue infectado, la alta probabilidad de que el contagio se propague es clara.

El fútbol deberá aprender a convivir con el virus, los entrenadores, los clubes deberán adaptarse a cambios, bajas de último momento, aislamientos urgentes y todas las circunstancias coyunturales que jugar con el virus implica.

Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Columnas