Conectá con nosotros

AUF

Autorizado por FIFA, los jugadores de Uruguay y Colombia viajan en chárter

FIFA aprobó la solicitud de para que los jugadores de las selecciones de Uruguay y Colombia viajen juntos en charter sin escalas, directo a Barranquilla.

Por un tema de protocolos de FIFA  se trancó la idea, al no estar incluido ese tipo de operativas en los protocolos se necesita el aval de las autoridades sanitarias de FIFA ambas federaciones entienden que es una mejoría al protocolo evitar que vengan en vuelos de línea y solicitaron la autorización que fue aprobada, de esta forma los jugadores se ahorran horas de vuelo y la delegación parte el domingo desde Montevideo.

De camino a un Mundial, en este caso el de Qatar 2022, y con autoridades diferentes a las que tenía hace casi exactamente 15 años, la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) no quiere repetir un error cometido en el pasado, y que entonces le costó muy caro: la eliminación de Alemania 2006 en el Repechaje disputado ante la selección de Australia.

En ese marco, entonces, es que el Comité Ejecutivo del organismo rector del fútbol uruguayo hará una apuesta fuerte en materia económica por “la Celeste”, pensando en los dos partidos que jugará por las Eliminatorias: el viernes 13 de noviembre en el estadio Metropolitano de Barranquilla contra Colombia y el martes 17 frente a Brasil en el Centenario.

Confirmando el adelanto de “La Oral Deportiva” del pasado 28 de octubre, la AUF y la Federación Colombiana concretaron la contratación de un chárter que el próximo lunes 9 partirá desde Madrid a las 09:00 de la mañana de España, y en el cual viajarán en un vuelo directo rumbo a Barranquilla los jugadores de las dos selecciones que hoy pertenecen a clubes del fútbol europeo y serán rivales apenas tres días más tarde.

El costo del chárter, según supo “La Oral Deportiva”, es de 246.000 dólares, cuyo pago será afrontado en forma proporcional a la cantidad de futbolistas colombianos y uruguayos que realicen el viaje, lo que dependerá de las convocatorias que realicen los entrenadores de ambas selecciones: el portugués Carlos Queiroz y Óscar Washington Tabárez.

Tomando como base la anterior citación hecha por ambos, cuando en octubre Uruguay jugó contra Chile en Montevideo y Ecuador en Quito mientras que Colombia lo hizo frente a Venezuela en Barranquilla y Chile en Santiago, el gasto que deberá hacer en esta oportunidad cada asociación estará en el entorno de los 123.000 dólares, pues en la citación del mes pasado Queiroz llamó a 14 futbolistas que juegan en Europa, mientras que Tabárez trajo a otros tantos, entre los que estuvo Ronald Araújo, que ahora está descartado por encontrarse lesionado, y en cambio no figuraron José María Giménez y Edinson Cavani, que en este momento ya tienen rodaje y seguramente serán convocados.

Para ser más exactos, si se repitiera esa proporción en las convocatorias de Queiroz y Tabárez, sobre un costo de muy poco más de 8.480 dólares por cada jugador, la Federación Colombiana debería pagar 118.800 y la AUF los 127.200 restantes.

De ser así, la apuesta de la AUF por “la Celeste” sería del orden de los 82.000 dólares, ya que esa es la diferencia entre los 127.200 que pagaría ahora por su cuota parte del chárter y los 45.000 que debería abonar en caso de tener que abonar 15 boletos Madrid-Barranquilla en primera clase.

Ni haría falta decirlo, pero tampoco es un dato como para pasar por alto: no hay vuelos regulares directos que unan Madrid con Barranquilla y los que hay tienen desde dos hasta tres y cuatro escalas en Bogotá, México, Panamá y Miami, lo que insume un mínimo de 20 horas y un máximo de hasta ¡59 horas de viaje!

Más allá del gran inconveniente que desde el punto de vista logístico supondría cumplir con todos los protocolos sanitarios vigentes en cada país como consecuencia del COVID-19 en el contexto de algunos de esos itinerarios, hay que tener en cuenta el ahorro que harán tanto la AUF como la Federación Colombiana en materia de descanso para sus futbolistas, sobre todo con vistas a la altísima exigencia de carácter físico que les impondrá el partido que se disputará 72 horas más tarde a las 16:00 de Colombia, cuando a nivel de la cancha del estadio Metropolitano la sensación térmica habitual es de 36 grados, un factor climático que los celestes ya han sufrido hasta con goleadas en anteriores oportunidades.

La inversión de unos 82.000 dólares que hará la AUF apunta también –aunque no sea más que en forma indirecta- a sacar réditos de ella en el partido del martes 17 donde Uruguay enfrentará a un rival de la talla de Brasil en el Centenario; pero, aunque parezca alta, acaso trata de evitar en parte caer en la tentación de hacer un tipo de ahorro que casi exactamente 15 años atrás terminó costando muy caro.

En aquella oportunidad, el sábado 12 de noviembre de 2005, por el Repechaje del Mundial de Alemania, Uruguay venció por 1 a 0 a Australia en el estadio Centenario; y, sin Diego Forlán, desgarrado a los 18’ de ese partido de ida, esa misma noche viajó rumbo a Sydney en un largo y “quebrado” traslado realizado a través de un vuelo de cabotaje que unió el aeropuerto de Carrasco con el de Ezeiza en Buenos Aires, y otro en clase económica con escala en Auckland, Nueva Zelanda, que en total insumió 25 horas de viaje.

Los australianos, en cambio, regresaron a su país en un chárter acondicionado con 25 cómodas y espaciosas plazas de primera clase de la empresa Qantas que partió desde Montevideo al poco rato de finalizar el partido del Centenario, y fueron directo en no más de 14 horas a Sydney, motivo por el cual cuando los celestes llegaron a destino, desgastados por el largo viaje, sus rivales ya habían descansado y ¡hasta entrenado!

La historia es conocida: el miércoles 16 de noviembre de 2005, Australia venció a Uruguay por 1 a 0 y, como el alargue de 30’ finalizó empatado, el local se clasificó al Mundial tras derrotar al visitante por 4 a 2 en la definición por penales.

 

Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en AUF