Conectá con nosotros

Boxeo

“Chris” Namús va por un nuevo “milagro alemán” y tres títulos mundiales

Estoy bien. Súper contenta. Voy a disfrutar esto, porque trabajamos muy bien y muchos meses como nunca”, dijo Christian Namús a “La Oral Deportiva” desde Donauwoerth, 116 kilómetros al Noroeste de Munich, Alemania, en donde este sábado 16 de octubre peleará con la invicta eslovena Ema Kozin por tres versiones –Consejo Mundial de Boxeo, Federación Mundial de Boxeo y Asociación Internacional de Boxeo- del título mundial de peso mediano.

La veo bien, impecable. Llega más preparada que nunca, porque la pelea se cayó tres veces, así que la preparación fue muy larga”, había dicho a su vez a este portal Gabriel Belela, el técnico de la boxeadora, cuando ambos partieron el domingo pasado desde el aeropuerto de Carrasco, al hacer referencia en forma indirecta a una particularidad que encierra el combate.

Es que el enfrentamiento de Kozin con Namús bien podría ser promocionado como “la pelea más aplazada del siglo”, ya que inicialmente estuvo programada para el 18 de abril, luego pasó para el 5 de setiembre por el COVID-19, después se corrió para el 24 de octubre por un rebrote del virus en Alemania, y finalmente se adelantó una semana.

Para mí fue mejor que la adelantaran para el 17, casi un alivio, porque la primera vez que se postergó fue sólo dos días antes de viajar y quedé muy bajoneada, y después estaba muy ansiosa”, señaló la boxeadora de 33 años que tiene un récord de 25 triunfos y 5 derrotas, todas ellas registradas ante rivales que eran o luego fueron campeonas mundiales, con el agregado de que 4 cuatro de esos contrastes los sufrió en Argentina, Alemania y Canadá, peleando como visitante, un detalle que en materia de boxeo no es para dejar de lado.

Podría afirmarse que, más que optimismo, tanto la boxeadora como su técnico revelaron en los diálogos mantenidos con “La Oral Deportiva” seguridad y confianza, incluso ante dos aspectos que en cierta medida constituyen un desafío a la naturaleza humana por parte de Namús, pues su categoría habitual ha sido la superwelter, en donde incluso ganó y defendió una vez en forma exitosa el título mundial hace tres años, y la pelea con Kozin será por la corona de una división superior: el peso mediano; aparte de que la eslovena es 12 años más joven que la uruguaya.

Habitualmente, un boxeador que sube a pelear en una categoría superior a la suya, tal vez gane en fuerza y potencia, pero casi seguramente pierde velocidad por su mayor kilaje, como ocurre en este caso, pues el límite máximo para el peso superwelter es de 69,853 kilos, mientras que ese “techo” asciende a 72,562 en el mediano, con otro agregado que entre Kozin y Namús tampoco es para pasar por alto: la eslovena es la campeona mundial de peso supermediano, dos categorías por encima de la que es habitual en la uruguaya.

Obvio, como el límite superior del peso supermediano es de 76,205 kilos, también es probable que la eslovena pierda algo de fuerza y potencia al “bajar” a pelear en mediano, pero no hay duda que igual seguirá teniendo una superioridad natural sobre Namús en ese plano; aunque en el marco de confianza de seguridad en sí misma que mostró al hablar con “La Oral Deportiva” desde Alemania, la boxeadora explicó por qué cree que no se verá perjudicada en su confrontación con la rival nacida en Ljubljana.

Al respecto, Namús dijo que “eso significa que vine comiendo recontra bien; haciendo dieta, obviamente, no comiendo lo que no debo comer, pero sin pasar hambre ni sufrir ningún tipo de ansiedad, ni necesidad, ni nada, lo que hace que me sienta bárbara en el tema del humor, porque no tuve que andar conteniéndome: me siento fuerte, rápida, ágil, y todo eso es muy importante, porque seguro que voy a estar por lo menos dos kilos abajo del peso de ella, y si capitalizamos la mayor velocidad, pienso que es algo que puedo aprovecharlo”.

Yo puedo dar 70 kilos, no pasa nada, y estoy en 70 y medio o 71, por eso no hicimos nada por aumentar de peso para entrar en la categoría mediano”, indicó la uruguaya en el contexto de un razonamiento que Gabriel Belela, su técnico, respaldó al comentar que “nos vamos a encontrar con algo nuevo, no te voy discutir, pero el tema de la velocidad nos puede favorecer, porque ‘Chris’ no se tuvo que exigir para dar el peso y creo que en la pelea se va a notar que está más rápida; así que vamos a ver qué pasa”.

La fe de Namús, que no en vano en 13 años de trayectoria profesional ha peleado 7 veces por títulos mundiales, desafía también a cierta lógica que podría surgir de la lectura de otros datos estadísticos que arroja la comparación de su récord con el de su contrincante: en tan sólo 4 años, Kozin hizo 20 peleas, contra sólo 5 que la uruguaya protagonizó en ese período, y 8 de esos combates que realizó la eslovena fueron por títulos mundiales.

Es más, desde que Namús hizo su última pelea el 26 de abril de 2019 cuando le ganó por puntos a la argentina Yamila Esther Reynoso en Salto, la eslovena peleó en tres oportunidades; pero, aún así, “Chris” dijo que “eso podría pesar si no fuera por la experiencia que tengo atrás y, quieras o no, eso te da espalda. Tengo cosas a favor, como por ejemplo que he peleado mucho afuera del país y por títulos mundiales, sé lo que es eso, sé a lo que vine, así que no me va a sorprender nada. Además, hace unos cuantos meses que ella por la pandemia no pelea, y no está acostumbrada eso, porque antes peleaba cada dos o tres meses; ahora, al haberse postergado tanto la pelea, las dos vamos a estar con el mismo rodaje”.

En definitiva, frente a una rival zurda, con la dificultad que por lo general representa eso para los diestros, que además es 12 años más joven y la espera para pelear en una categoría superior a la que Namús está habituada a hacerlo de hace mucho tiempo a esta parte, la uruguaya desafiará ciertas reglas de la naturaleza y también algunos códigos no escritos del boxeo, pero en Donauwoerth, 116 kilómetros al Noroeste de Munich, está pronta y dispuesta para hacer un nuevo “milagro alemán”: el suyo ante la invicta eslovena cuyo palmarés no en vano, sobre un total de 19 victorias y un empate, registra 10 triunfos por nocaut.

Por algo Gabriel Belela reveló que “hicimos varios planes según se pueda dar la pelea, pero estamos preparados para todos los casos, y vamos con un objetivo que será imponer la velocidad y meterle ritmo, porque sabemos muy bien que de visitante, si no metemos ritmo, se hace muy complicado”.

Las imágenes de la pelea serán emitidas por VTV, en una producción de Tenfield, a partir de las 15:30.

Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Boxeo