Conectá con nosotros

AUF

Pastoriza: «Los clubes profesionales tuvieron un error estratégico que hoy están lamentando»

Dos años después que el 21 de agosto de 2018 la FIFA decretara la intervención de la AUF, lo que luego desembocó en la creación de una nueva estructura política que hoy rige en el ámbito directriz del fútbol uruguayo, Roberto Pastoriza –uno de los integrantes del Comité Ejecutivo presidido por Wilmar Valdez cesados por aquel verticalazo- consideró en un extenso mano a mano con “La Oral Deportiva” que “los clubes profesionales tuvieron un error estratégico que hoy se están lamentando”.

El dirigente, que actualmente es “delegado de la AUF ante el Comité Olímpico Uruguayo”, y está “a pocos meses de integrarme a una SAD de Primera División y a otra de la Segunda División Amateur”, retomando así el camino recorrido entre 2007 y 2014 como gestor deportivo, político y administrativo de Juventud, Sud América y El Tanque Sisley, rol que en 2010 lo llevó a establecer el “récord” de cumplirlo paralelamente en las tres instituciones mencionadas, sostuvo asimismo que la intervención de la AUF “se hubiese podido evitar si se hubieran bajado un poco del trono algunos reyes imperiales que hay en los clubes profesionales”.

-¿Qué reflexión hace hoy de lo que pasó hace dos años; aquella medida de FIFA sirvió de algo?

-Pienso que los clubes del fútbol profesional tuvieron un error estratégico que creo hoy todos se están lamentando.

-¿Qué error?

-No haber evitado esa intervención votando lo que para todo el fútbol profesional hubiera sido muy conveniente, que era el Estatuto que proponía el Ejecutivo de ese momento, un modelo que se venía proyectando desde el Ejecutivo anterior al nuestro.

-¿Por qué fue un error estratégico de los clubes, si FIFA reclamaba un nuevo Estatuto desde hacía años?

-Porque es evidente la pérdida de peso que ha tenido el fútbol profesional en la actual estructura política de la AUF, algo que se hubiese podido evitar si simplemente se hubieran bajado un poco del trono algunos reyes imperiales que hay en los clubes; con eso la intervención se hubiera evitado.

-Si se hubiera aprobado el nuevo Estatuto, es probable que el Ejecutivo hubiera sido reelecto; y eso era lo que un grupo de clubes no aceptaban.

-Bueno, no hay otra explicación de que se llegó a la intervención de la FIFA por la grieta política que vivía la AUF en aquel momento; ahora, aún en caso de que se hubiese aprobado el Estatuto, con las reformas que eso implicaba, no sé si todos los integrantes del Ejecutivo hubieran seguido en sus cargos.

-¿Por qué?

-Porque había dos posibles escenarios: uno con el nuevo Estatuto propuesto por el Ejecutivo, que no era el modelo actual, y otro con el Estatuto anterior. Con el Estatuto vigente, era probable que si no hubiera mediado la renuncia de Valdez todos hubiésemos continuado; pero si se hubiera aprobado el Estatuto propuesto por el Ejecutivo, que en ese caso tendría siete neutrales, pero con otra integración del Congreso, no sé…creo que Ejecutivo hubiera tenido algún cambio.

-¿Y cuál era la diferencia básica entre el modelo de Estatuto que proponía el Ejecutivo de Valdez y el que después fue aprobado?

-Bueno, el Congreso tenía 31 integrantes, y después, el 23 de agosto, cuando (Edgar) Welker volvió desde Asunción, hubo hasta la posibilidad de modificar ese número y llevarlo a 34, en vez de los 76 actuales.

-Desde el punto de vista del manejo político, para la AUF y para los clubes, ¿qué cambió porque el Congreso tenga 76 integrantes en vez de 31 o 34?

-A la AUF no le cambió el funcionamiento. Al contrario, hasta la pudo haber favorecido; pero respecto al peso político que el fútbol profesional tenía en la AUF, los clubes profesionales que son los que hicieron a la AUF hoy tienen una representación y un peso político muy disminuido en comparación al que tenían antes, y al que hubieran tenido en un Congreso de 31 o 34 integrantes. Además de que, cuando finalmente quede aprobado todo el Reglamento, evidentemente eso va a tener algunas repercusiones deficitarias en la parte económica, la de inversión, la de los fondos de desarrollo…que ahora, con el nuevo Estatuto, se reparten no sólo para el fútbol profesional, que antes era el que tenía el manejo de todo eso, sino en forma más globalizada. La sociedad en su conjunto se favoreció, pero para el fútbol profesional como núcleo hubo una pérdida evidente; por eso digo que los dirigentes de los clubes profesionales no tuvieron la visión de impedir que eso pasara.

-Mediante la creación de la Liga profesional que, por ejemplo, promueve la Unión de Clubes Profesionales, ¿los clubes no recuperan parte del poder perdido, acaso?

-No, no, no…la Liga es algo que está previsto en el Estatuto. Además, hay que ver cómo la desarrollan los clubes, debe haber una estructura económica muy fuerte atrás de eso, porque hay países donde la Liga tuvo éxito y otros donde no tuvo éxito; en Argentina, por ejemplo, no tuvo éxito. Esperemos el paso del tiempo, hay que ver cómo la terminan planteando en el fútbol uruguayo. A mí, al menos, me parece más un movimiento político dentro de la Asociación que una realidad que uno vea que puede concretarse a corto plazo.

-¿Y cómo ve la Unión de Clubes Profesionales?

-Otra realidad política; es un movimiento político. Al menos es lo que yo creo.

-A ver, más allá de eso, desde hace muchos años hay algo que se ha repetido como una constante: desde el Ejecutivo de Bauzá, los clubes se reúnen afuera de la AUF para plantear reclamos…

-Mayores ingresos.

-Sin embargo, se dan casos como el suyo, el de (Wilmar) Valdez, el de Alonso, tal vez también el de (Jorge) Casales, ahora (Eduardo) Ache, que participaron de ese tipo de reuniones, pero después pasaron al otro lado del mostrador, al Ejecutivo, y los clubes siguieron reclamando. ¿Es que siendo dirigente de club se pide algo que al llegar a la conducción de la AUF se comprueba que la realidad del fútbol uruguayo no da para contemplar eso que se pedía antes?

-No, no, no…no es eso. Entre 2010 y 2014 los ingresos de los clubes por derechos de televisión comenzaron en unos 120.000 dólares anuales y unos 50.000 dólares por año que se recibían desde la AUF por los beneficios de la selección. Cuando nosotros terminamos, esos ingresos por derechos de televisión estaban en 480.000 dólares: se habían multiplicado por cuatro; y los 50.000 de la selección subieron a 200.000 dólares por año para cada cuadro. Sin embargo, esa cifra hoy precisa mayor aumento; porque estamos hablando de que se está intentando casi duplicar lo que se paga por derechos de televisión, pues no alcanza para el presupuesto por los gastos que generaron la inversión en la seguridad de los espectáculos…

-Por eso, ¿entonces cuándo y cómo se pueden contemplar los reclamos de los clubes?

-En 2013, los clubes decían que no podían pagar más los déficits que generaban las divisiones juveniles, y desde 2015 no pagan más los déficits que tenían en formativas, porque todo eso, gastos de árbitros y de seguridad de la actividad juvenil, lo paga la AUF; hoy, en 2020, lo que no pueden pagar son los déficits del fútbol profesional; y posiblemente, dentro de cinco años, cuando los déficits del fútbol profesional los pague la futura Liga o la AUF, aparecerá otro rubro que no puedan pagar. Tal vez serán los salarios.

-De nunca acabar.

-Parece ser algo continuo. Este Ejecutivo ha intentado…este año, para que lo clubes de la “A” y la “B” hayan pagado las deudas para empezar el campeonato, debe haber sido el de más fácil acuerdo que yo recuerde. ¿Qué quiere decir eso? Que la forma que tienen los jugadores de cobrar sus deudas, excepto este último problema que tuvo Rampla, fue de fácil solución. En un año de crisis económica como éste, si el fútbol pudo responder, quiere decir que hay un cambio, un avance. Me gustaría que se compararan los titulares de los diarios de 2008 y los de 2020 para que se vea lo qué era poder empezar a jugar en el fútbol uruguayo: de 12 clubes con problemas que había en 2008, se pasó a uno en 2020; ahí se va a notar que la diferencia es muy grande.

-La situación actual, entonces, y el futuro, no los ve graves.

-Con un próximo aumento en el nuevo contrato de televisión del fútbol local, que está a cinco años de vencer, ya en este período eso va a generar un aumento rápido. Si a eso le agregamos una buena venta de los derechos de todos los rubros de la selección, uno puede prever un cuatrienio tranquilo para el Ejecutivo actual; veremos, después de la pandemia, cuando todo esté funcionando, cuál es la realidad globalizada.

-Si el Ejecutivo de Valdez hubiera continuado, en forma íntegra o con algún cambio, ¿qué objetivo tenía por delante y, obviamente, no pudo llevar a cabo?

-Ese Ejecutivo le dio un salto de calidad en materia de ingresos al fútbol uruguayo que fue único. En cuatro años, desde el 2014 al 2018, distribuyó 16.000.000 de dólares a los clubes; obtuvo un ingreso fastuoso por la comercialización de la camiseta celeste; subió un 25% lo cobrado por los derechos de televisión de las Eliminatorias con respecto al cuatrienio anterior; firmó un contrato con la China Cup que le permitió obtener un ingreso de más de 6.000.000 de dólares por dos torneos jugados en el período de un año; tuvo récord de venta de entradas en las Eliminatorias con un sistema de marketing muy avanzado; y sostuvo políticamente en forma firme y fuerte el vencimiento del contrato que liberaba a los sponsors, que antes no pertenecían a la AUF y hoy sí, lo que generó un ingreso estable que debe de estar rondando los 2.000.000 anuales; y, además, se creó AUF TV para explotar el nuevo mercado que se viene, que es el de las transmisiones por streaming. Pienso que fue bastante.

-Pero, ¿lo de AUF TV en algún aspecto no se ha vuelto una traba?

-¿En qué sentido?

-Y…por ejemplo, si se trata de firmar el contrato por la televisación de las Eliminatorias y la AUF mantiene el derecho de transmitir por streaming para AUF TV, a Tenfield por ahí no le sirve porque se le recorta el mercado.

-No sé cómo lo está negociando el Ejecutivo actualmente, pero eso nunca debería ser una traba, sino una herramienta nueva para generar ingresos; en cambio, creo que el monopolio es una traba y la competencia no es una traba. Lo que puede parecer una traba hoy, tal vez no lo sea a largo plazo; y para eso no hay mejor prueba que lo que pasó cuando vencían los derechos para el equipamiento de la selección: los ingresos ahí se multiplicaron por cinco, porque hubo competencia, y los ingresos de los sponsors de la ropa se multiplicaron por diez porque había entre los ofertantes. Por eso pienso que en el rubro televisivo la competencia aumenta los ingresos y no representa una traba.

Entre 1974 y 1980, Pastoriza fue “volante de armado en divisiones juveniles de Peñarol y Bella Vista, en la Primera de Alto Perú, y también jugué en Santa Rosa”. Aparte, trabajó en las Fábricas Nacionales de Cerveza y en CUTCSA,  fue propietario de Video Hogar Club, y presidente de Sagrada Familia donde su hijo mayor jugaba al baby fútbol, también dirigente y presidente de la Federación de Baby Fútbol de Montevideo, y creador de la IASAF, una particular “unión de Sagrada Familia con las divisiones juveniles de Sud América (IASA)”,  punto de partida para su posterior recorrido por el fútbol profesional, cuyo punto más alto fue cuando entre 2014 y 2018 integró el Ejecutivo de la AUF al hace dos años la intervención de la FIFA le dio un golpe de Estado.

“Al trabajar en los clubes uno cree que conoce todas las cosas del fútbol, pero después que llega al Ejecutivo de la AUF, cambia: ahí se tiene una visión más globalizada”, dijo al cabo de la extensa charla en el bar Rover de San Martín y Batlle y Ordóñez: “Yo pago el café, muchos dirigentes pueden dar fe de que acá soy locatario; vivo en Jacinto Vera desde que me casé, pero nací y crecí acá cerca (Aires Puros), y es como que nunca me fui: aquí vengo a desayunar todas las mañanas”, contó el abuelo que a las 12:30 debía ir a buscar a una de sus nietas a la escuela, matiz familiar de una rutina siempre cargada de fútbol, al que está a punto de volver; aunque, en realidad, pese a la FIFA, nunca se fue. Igual que del barrio.

Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en AUF