Conectá con nosotros

España

Goleada de Barcelona en el derbi catalán

Se esperaba un partido igualado por la trayectoria de Espanyol en esta liga pero Barça con un Messi imparable golea y consolida el liderato.

Pese a que Espanyol había perdido los tres últimos partidos de liga, se esperaba un derbi igualado, especialmente por el juego que habían propuesto los de Rubi esta temporada y que los había llevado hasta la parte noble de la clasificación. A diferencia de años anteriores, busca tener la pelota y se intuía que intentarían discutir la posesión a Barcelona. Pero nada más lejos de la realidad. Ni lo intentaron ni la tuvieron, y el derbi lo dominó el equipo de Ernesto Valverde de principio a fin, con mucha superioridad. Con un Leo Messi espectacular, el Barça hizo cuatro goles, y consolidó el liderato de la liga con tres puntos de ventaja sobre Sevilla, que había dejado dos puntos en Mestalla, y Atlético de Madrid que goleó a Alavés. Espanyol, que encadena cuatro derrotas consecutivas en el campeonato y que sufrió para eliminar a Cádiz en la Copa del Rey, parece haber bajado un punto el nivel mostrado en los primeros meses de liga y que tendrá que esperar otro año para derrotar al eterno rival por primera vez en la liga en Cornellá.

Barcelona dejó sentenciado el clásico en la primera parte con tres goles que podrían haber sido unos cuantos más si los palos no hubieran jugado a favor de los pericos. El equipo de Valverde mostró superioridad contra un Espanyol que quiso proteger más de lo común desde que Rubi es el entrenador y que pagaron caro este paso atrás. Los locales tenían una baja importante en la defensa. Mario Hermoso, uno de sus jugadores más en forma, sufrió una lesión en el tobillo en el entrenamiento del viernes y no pudo entrar en la lista de convocados. Y Espanyol notó la ausencia del central, substituido por Duarte, como también noto no ser fiel al estilo por el que apostó el entrenador este curso. El técnico optó por poner más cimientos en el medio del campo con Víctor Sánchez y dejó a Granero en el banco. Además, decidió que sus hombres esperen en su campo intentando aprovechar algún fallo de los azulgrana para salir a la contra, esperando que la velocidad de Melendo, otra de las novedades de la alineación, hiciera daño en la defensa culé. Pero nada le salió bien contra un Barça en que los once futbolistas ofrecieron su mejor versión. Especialmente, como siempre, Leo Messi. Rubi decía que habían preparado como parar al argentino, pero al de Rosario no lo puede parar nadie cuando da lo mejor de si. Además, por mucho que se entrene hay momentos en que es imparable como el gol de falta en el minuto 17 lanzada al ángulo que Diego López no pudo parar. Ese fue el primer gol del partido. El partido transcurrió con la posesión de los de Valverde y con Messi imparable. En una de estas jugadas, nadie fue capaz de sacarle el balón ni cuando se cayó al suelo, desde donde pudo habilitar Dembélé con una pasada que solo ven los elegidos porque el francés hizo el segundo con un gran remate con la derecha. También fue muy buena primera parte de Dembélé, que trabajó en defensa y dio salida a la pelota por la banda izquierda y también cuando iba a recibir por dentro. Valverde apostó por él y dejó en el banco a Coutinho que no estuvo bien en los últimos partidos. Arturo Vidal fue el jugador elegido para cubrir la ausencia de Arthur y fueron muchas las pelotas que recuperó, combinando bien con un Semedo muy sólido en defensa y profundo en ataque. En la recuperación destacó Rakitic por encima de todos. El croata recuperó pelotas allí dónde hacen más daño, en el campo rival, y permitió a Barcelona llegar más fácil al área de Diego López. Como hizo Luis Suárez, a pasada de Dembélé cuando terminaba la primera parte, para hacer el tercero del conjunto azulgrana con un remate extraño que dejo en evidencia a Diego López y a David López y mostró la calidad del delantero del Barça. Fueron tres goles del equipo de Valverde pero podían haber sido muchos más, porque Messi y Suárez enviaron dos pelotas a los palos y Diego López se impuso al mismo Suárez y a Rakitic en dos remates fáciles.

La segunda parte fue con menos intensidad. Espanyol salió más avanzado para conseguir un gol rápido que pudiera crear alguna duda del resultado obtenido en el primer tiempo. Dembélé y Messi tuvieron doble oportunidad y Coutinho que entró por le francés también pudo marcar pero Diego López lo paró. No pudo evitar que Messi hiciera el cuarto gol en una falta a balón parado que clavó en el ángulo, otra vez. Era el día del Barça y no era el día de los de Cornellá que incluso vieron como les anularon un gol de Duarte por el VAR. Suárez fue sustituido en la mitad de la segunda parte con molestias en la mano.

Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en España