Conectá con nosotros

FÚTBOL

Danubio, Un caso extraño: ¡Siete horas y media sin hacer un gol!

Pablo Peirano, el DT, lo habla con sus jugadores, “pero no se hace hincapié en eso como si buscáramos un fantasma”.

Danubio corre el riesgo -porque en su caso no sería un mérito, sino todo lo contrario- de que el Libro de los Guinness le adjudique un récord, como hizo recientemente con el maestro Tabárez.

“Esa cuenta la hacemos todos los días, sobre la parte final del juego”, le admitió a “La Oral Deportiva” el técnico Pablo Peirano, aunque lo hizo a tono con el marco de una distendida charla de fútbol, café y cortado mediante; sin lamentos, hondas preocupaciones ni drama: “Nosotros lo sabemos, los jugadores lo saben, así que tampoco les ponemos tema sobre la mesa todo el tiempo, porque si no, capaz que es peor; se conversó y se conversa, pero no se hace hincapié sobre esa parte como si estuviéramos buscando un fantasma”.

Es que el técnico no busca las causas de lo que le pasa a su equipo en el ámbito de lo esotérico, porque ni siquiera es de los que se aferra a las cábalas, pero el apunte de Willy Viola                    -especialista en estadísticas del fútbol uruguayo- sobre Danubio, es muy gráfico: ya no se trata de que hace seis partidos que no gana, sino de que… ¡lleva 451 minutos sin convertir un gol! Sí, ¡siete horas y media jugando sin poder vulnerar los arcos adversarios! El último tanto lo hizo Pablo Ceppelini a los 89’ del partido que “los de la Franja” empataron 2 a 2 con Wanderers el 18 de agosto pasado.

“Es una pelota, yo ya lo hablé con los jugadores y es una pelota, con una que entre todo cambia, y en eso estamos trabajando”, comentó Peirano, y agregó que “ellos mismos están buscando esa pelota, aunque lo que sí es claro, es que esa pelota no va a venir, hay que ir a buscarla, ahí está la llave”.

La situación que atraviesa Danubio es extraña, además, por el equipo del cual se trata: no es de los del fondo, y ni siquiera los de la mitad de la tabla, como lo demuestran sus posiciones en el Torneo Apertura, donde salió 3°, y en la Anual, donde actualmente está 4°; pero en el Torneo se encuentra 10° entre 15 participantes, en gran parte porque no consigue vulnerar los arcos rivales.

“Sí, los números nuestros en el Apertura son totalmente diferentes a los del Clausura”, admite el entrenador, quien reflexiona que “para mí es un tema de cómo empezó el Clausura, donde Progreso nos empató de atrás con 10 jugadores, también Racing nos empató a lo último, y aunque ganamos el clásico (con Defensor Sporting), se fueron dando esos resultados que de a poco nos fueron sacando la frescura necesaria para generar jugadas de gol claras”.

Danubio en los 15 partidos del Torneo Apertura convirtió 23 goles, en los 7 encuentros del Intermedio anotó 12, y en los 11 que lleva disputados por el Clausura metió sólo 9. Quiere decir que la merma en la contundencia ofensiva es incuestionable; y es lo que reflejan las tablas, porque en la Anual sigue estando en zona de clasificación a la Copa Libertadores, un dato que tiene muy presente Peirano.

“Pese a todo, nosotros estamos muy motivados”, advirtió el técnico, explicando que “estamos en una parte de la tabla donde estuvimos casi todo el año, en posición de jugar la Liberadores, algo que a Danubio no le pasa desde hace años, y (en caso de no ir a la Libertadores) estamos con la Sudamericana prácticamente cerrada; así que estamos buscando un logro que tuvimos desde que empezó el Uruguayo hasta ahora, y lo queremos mantener, no dejárselo a otro”, enfatizó Peirano.

Igual, aunque no está preocupado ni quiere transmitirle inquietud a los jugadores, el entrenador al que le apasiona editar él mismo los videos con los que respalda con imágenes las charlas colectivas e individuales que tiene con el plantel, es muy conciente y tiene su diagnóstico de lo que le pasa a su cuadro.

“Por cómo empezó el Clausura, al no conseguir algunos puntos que parecían ganados y no poder tomar un aire diferente, eso no nos generó nerviosismo, pero nos llevó a tener ciertos recaudos, y nos volvimos un equipo más equilibrado: firme, estable, pero nos está faltando el golpe final, porque tampoco nos estaban convirtiendo, pero una chance, por una cosa o por otra la pelota no entraba; fueron pasando los partidos, se fueron dando los ceros tanto de un lado como de otro, y ahora nos está faltando esa última jugada”, reflexionó Peirano.

“El trabajo lo hacemos para buscar esa parte”, reveló el DT de 43 años que en diciembre de 2017 llegó a Danubio procedente de Racing; y puso un ejemplo claro: “hoy hicimos un precalentamiento, pero ya con definiciones…prácticamente, la definición está en todos los trabajos”.

Es el mejor método, sin duda, para ahuyentar a cualquier fantasma, aunque Peirano no crea que los haya; y también para que Danubio, que se ha pasadosiete horas y media sin meter un gol, no ingrese al Libro de los Guinness por lo que podría ser un récord de ineficacia ofensiva en el fútbol uruguayo.

UN CERO A LA IZQUIERDA

18.08. Con Wanderers: 2-2.

26.08. Con Liverpool: 0-3.

09.09. Con Boston River: 0-0.

26.09. Con Peñarol: 0-2.

22.09. Con Atenas: 0-0.

07.10. Con Cerro: 0-0.

Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en FÚTBOL