Conectá con nosotros

Columnas

La trama de corrupcion

Como es sabido la justicia norteamericana cambia años de prisión por transformar al culpable en delator, asi fue como una mañana José Hawilla dueño de Traffic, la empresa mas importante en derechos de TV de Brasil, se transformó en delator para el FBI, allí nació la investigación que terminaría con todos los presidentes de las federaciones del a CONMEBOL procesados, menos el uruguayo Sebastián Bauza.

El periodista Martín Fernández de Globo esporte detalla con mas exactitud lo que muchos periodistas del continente sabemos. Una mañana hace 6 años, en Miami el FBI  se llevaba detenido a Hawilla, ese día el brasileño pactó delatar, grabar conversaciones y mandar preso a sus colegas corruptos a cambio de reducir su pena.

Hawilla colaboró con documentos y grabaciones donde mostró conversaciones e incluso discusiones de como repartir las coimas para comprar los derechos de la Copa do Brasil y las Copas América.

Textualmente el periodista de Globo cuenta como funcionaba:

«El esquema funcionaba así, según la investigación: las agencias sobornaban a los dirigentes para conseguir a precio bajo los contratos de campeonatos de la CBF y de la Conmebol. Los derechos comerciales de las competiciones se cedían a esos intermediarios sin que hubiera ningún tipo de competencia. Los derechos después eran revendidos para emisoras de televisión y patrocinadores por valores mucho más altos. Con una parte del beneficio de la operación, las agencias pagaban los sobornos. El caso corre en EEUU porque los esquemas de corrupción usaban bancos y empresas estadounidenses para mover dinero.

Globo cuenta como comenzó la corrupción en Sudamérica:

«En 1991 comenzó a funcionar en América del Sur un esquema de corrupción en el fútbol que sólo sería interrumpido más de 20 años después por el FBI y el Departamento de Justicia de Estados Unidos. En aquel año, sin hacer ningún tipo de competencia, la Conmebol vendió a Traffic los derechos comerciales de tres ediciones de la Copa América, a disputarse en 1993, 1995 y 1997. La agencia de J. Hawilla pagó 6,6 millones de dólares por el contrato – US $ 2,2 millones para cada edición del torneo. El entonces presidente de la Conmebol, Nicolas Leoz, impuso una condición: sólo firmar ese contrato si recibía un soborno. J. Hawilla se topó con el pago».

Hawilla confesó:

«Pagué porque necesitaba el contrato», confesó el empresario brasileño durante su testimonio en el juicio del «Caso Fifa» en el Tribunal Federal de Brooklyn en diciembre de 2017. Traffic logró los contratos de todas las ocho ediciones de la Copa América disputadas hasta 2011 con el mismo expediente, pagando propina a quien tomaba las decisiones en la Conmebol. Además de Leoz, J. Hawilla declaró (bajo juicio) haber sobornado por varios años a los ex presidentes de la CBF, Ricardo Teixeira, y de la AFA (Asociación de Fútbol Argentino), Julio Grondona, muerto en 2014.

El golpe de estado:                            Extraido de Globo Esporte.com

«El trío mandó en el fútbol sudamericano sin ser molestado hasta 2010. Fue cuando la cumbre de la Conmebol tuvo que lidiar con lo que J. Hawilla llamó «golpe de estado» dentro de la confederación, según varios testigos del «Caso FIFA» . Los presidentes de las federaciones de Ecuador, Venezuela, Colombia, Bolivia, Perú y Paraguay crearon un grupo político para reclamar del exceso de poder concentrado en Leoz, Teixeira y Grondona. El «Grupo de los 6» – que pronto pasaría a tener la presencia de Chile y vendría «de los 7» – exigía el fin de los contratos con Traffic. Que querían que los derechos de la Copa América fueran vendidos a la empresa argentina Full Play, de los empresarios Hugo Jinkis y Mariano Jinkis, padre e hijo.  Los Jinkis ya habían establecido relaciones con dirigentes de esos países.

La presión funcionó. El 8 de junio de 2010, una reunión en Johannesburgo decretó la derrota de Traffic y la victoria de Full Play. Conmebol firmó un contrato que daba a la empresa argentina todos los derechos de la Copa América a partir de 2015.

 Problema: Conmebol ya había vendido los mismos derechos para Traffic, como prueba un documento firmado por Nicolas Leoz, entonces presidente de la entidad, en febrero de 2004.

 En noviembre de 2011, Traffic fue a la guerra: entró con una acción en la Justicia de Florida, en Estados Unidos, contra la Conmebol, su presidente Nicolas Leoz, todas las diez federaciones de fútbol de América del Sur y más a Full Play. El contraataque de Hawilla funcionó. El proceso se arrastró por un año y drenó cientos de miles de dólares de los cartones para el pago de abogados estadounidenses. Los Jinkis y la Conmebol propusieron a Hawilla una tregua, un acuerdo. Y él aceptó. El dueño de Traffic ha topado con cerrar la acción ante la justicia estadounidense. A cambio, su agencia de marketing deportivo fue incluida en un consorcio, formado por tres empresas, que compraría de la Conmebol todos los derechos de la Copa América de allí en adelante.

La creacion de DATISA

El 21 de mayo de 2013 se formalizó la creación de Datisa, una fusión de la brasileña Traffic con las argentinas Full Play, de Hugo y Mariano Jinkis, y Torneos (que en este caso usaba el nombre «Productora»), controlada por el empresario Alejandro Burzaco, también ya con años de experiencia en el pago de propina para dirigentes de América del Sur. El 25 de mayo, sólo cuatro días después de la creación, Datisa compró de la Conmebol las cuatro ediciones siguientes de la Copa América: 2015, 2016, 2019 y 2023. De nuevo, no hubo ningún tipo de competencia por los derechos. Sólo por la firma de este contrato, Datisa distribuiría 20 millones de dólares en sobornos para 11 dirigentes de la Conmebol.

Este contrato ya preveía los valores por los que Datisa compraría cada edición de la Copa América: US $ 75 millones por 2015, 80 millones de dólares por 2019 y 85 millones por 2023. La edición de 2016, que incluía la participación de equipos Concacaf, sería discutida aparte. Lo que no estaba escrito, pero era sabido por todos los que formaban parte de ese acuerdo: a cada nueva edición del torneo, la empresa volvería a distribuir decenas de millones de dólares en propina para los dirigentes del continente.

Los nuevos socios

Los nuevos socios de J. Hawilla no sabían que había sido arrestado por el FBI y estaba colaborando con las autoridades estadounidenses que investigaban un gran esquema de corrupción en el fútbol mundial.

El brasileño grabó reuniones con Burzaco y los Jinkis en el hotel Aqualina, en Miami, el 30 de abril de 2014. Provocados por Hawilla, los tres empresarios hablan abiertamente sobre el pago de propina para dirigentes de la Conmebol.

Quien detalla la división del dinero es Alejandro Burzaco. «Nuestra cuenta es muy fácil. Damos tres a Brasil, tres para Argentina y tres para el presidente. Tres al presidente. Y más: él reemplazó a Nicolas Leoz y ya nos hizo saber el primer día. En el caso, es Eugenio Figueredo, que sucedió a Nicolas Leoz en la presidencia de la Conmebol en 2013.

Figueredo, que confesó haber cometido crímenes de corrupción y lavado de dinero, está en arresto domiciliario en Uruguay. , Que se sustituirá en 2014 en el cargo por el paraguayo Juan Angel Napout, que a ejemplo de José María Marin fue condenado y está preso en Estados Unidos.

En la continuación de la conversación grabada por Hawilla, Burzaco explica cuánto pagaba de propina para cada dirigente, 500 mil dólares al secretario general, un millón y medio para siete presidentes.

J. HAWILLA – Para los siete?

ALEJANDRO BURZACO – Siete presidentes, un millón y medio [de dólares]. Porque hay un país a quien no tenemos que dar nada

J. HAWILLA – ¿Por qué?

ALEJANDRO BURZACO – Porque es honesto. Y ahora acaban de expulsarlo.

MARIANO JINKIS – Acaba de expulsarlo porque es el único …

ALEJANDRO BURZACO – Entonces nunca dimos nada a él. Y ahorramos ese dinero.

El «honesto» citado por Burzaco es Sebastian Bauzá, ex presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), que se negó a firmar el contrato con Datisa. ,

Dijo Bauzá, que no da entrevistas para medios de otros países.

Los contratos y las coimas muestran que el esquema de corrupción se ha vuelto más amplio a lo largo del tiempo.

Los presidentes de la Conmebol y de las federaciones de Brasil y Argentina aún eran los más caros en el estante de los cartones, pero los demás también tenían que ser comprados. En una conversación grabada por J. Hawilla, el argentino Mariano Jinkis, dueño de Full Play y 31 años más joven que su interlocutor, explica al empresario brasileño que hubo un cambio generacional  y que por eso habría que pagar más dinero a ellos..

Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Columnas