Conectá con nosotros

Fútbol Internacional

El «Chape» arrancó con ventaja

Chapecoense superó 2-1 a Atlético Nacional, en el primer juego de la Recopa Sudamericana. La revancha será el 10 de mayo en Medellín. 

Un 28 de noviembre de 2016, los simpatizantes de Chapecoense despidieron a sus futbolistas, quienes emprenderían viaje hacia Medellín a disputar la primera final de la Copa Sudamericana; sin embargo, la vida les jugó una mala pasada. El mundo desayunó con la noticia de que ese vuelo, repleto de sueños e ilusiones, cayó y destruyó los anhelos de 19 deportistas, cuerpo técnico, familiares y de una ciudad entera.

El planeta fútbol se solidarizó ante semejante pérdida y tendió su mano, en un mundo convulsionado por la globalización, locura e irracionalidades. Atlético Nacional, a través de la tragedia, se convirtió en su hermano mayor, quien consoló y arropó a esas almas que habían quedado desamparadas ante ese desastre.

Pero como todo gladiador, Chapecoense se levantó, sacudió sus ropas y, a base de esfuerzo, dedicación e impulso de sus hinchas, continuó escribiendo su nombre en la rica historia del fútbol.

Esa final continental no se jugó, el trofeo fue concedido por parte del elenco colombiano en un acto que quedará instalado de por vida en la retina de los futboleros y, gracias a ello, ambos conjuntos lograron verse las caras, tras cuatro meses de espera, en una nueva edición de la Recopa Sudamericana.

El Arena Condá de Chapecó se vistió de gala para recibir a los equipos que se unieron ante ese desenlace dantesco. Los sobrevivientes Alan Ruschel, Jakson Follmann y Neto, emocionaron al público de ambas parcialidades con sus presencias en el terreno de juego y, tras un breve discurso lleno de emotividad, la pelota comenzó a rodar.

Al comienzo del cotejo, ambas escuadras se mantuvieron en guardia, estudiándose continuamente. Pero ese papel de pasividad fue descartado por el “chape”, que prefirió  atreverse y atacar el arco de Franco Armani. Gracias a esos impulsos ofensivos, el local encontró un penal en la mitad del primer tiempo.

Reinaldo fue el encargado de cambiar la pena máxima por gol. El lateral izquierdo definió con pierna zurda hacia el palo derecho del arco, con mucha tranquilidad, mientras Armani se estiraba hacia el sector contrario. El 1-0 era un resultado justo, porque los anfitriones eran más, su ambición opacaba al oponente.

Los brasileños pudieron estirar aún más la brecha en el marcador, pero el arbitro Mario Díaz de Vivar entendió que Tulio de Melo cometió una infracción sobre el guardavallas visitante, en el momento que saltó para cabecear el balón. De todas maneras, el “verdao del oeste” se fue al descanso con ventaja a su favor.

En el complemento, la balanza se volcó hacia el “verdolaga” colombiano. Los dirigidos por Reinaldo Rueda tuvieron una actitud más agresiva en su juego ofensivo y eso, les permitió encontrar la igualdad transitoria. Macnelly Torres, tras una ejecución espectacular desde el borde del área grande, marcó el 1-1 parcial antes de llegar al segundo tercio del cotejo. Artur Moraes se estiró para llegar al balón, pero la potencia del disparó pulverizó su esfuerzo y el empate se transformó en una realidad.

La visita se fue con todo su poderío en busca del triunfo. Aldo Ramírez sustituyó a Marlos Moreno para darle aire fresco a sus compañeros. Sin embargo, en el mejor momento de los visitantes en el duelo, llegó un golpe inesperado por parte del local, que usó su fuerza área.

A falta de 16 minutos para el final, Luiz Otavio se elevó por el cielo de Chapecó para concretar un cabezazo formidable, letal, de esos que hacen vibrar a todo un estadio cuando la pelota besa la red, para concretar el 2-1. El encargado de ejecutar el corner desde el sector izquierdo fue Reinaldo, el autor de la primera conquista brasileña.

Chapecoense tuvo otras chances de agrandar el “score” en su favor, pero la historia terminó con ese resultado, un tanteador justo si se tiene en cuenta el rendimiento y actitud de un elenco y otro.

La vuelta tiene fecha para el 10 de mayo en el Estadio Atanasio Girardot de Medellín. Poco importará el ganador, porque por encima de cualquier competencia, trofeo o dinero en juego, la vida unió a dos elencos que pregonaron con el ejemplo de unión, fuerza y esperanza, luego de tantas lágrimas y desazón.

 

RECOPA SUDAMERICANA – PARTIDO DE IDA

CHAPECOENSE 2-1 ATLÉTICO NACIONAL

ESTADIO: Arena Condá (Chapecó).

ÁRBITRO: Mario Díaz de Vivar. ASISTENTES: Milcíades Saldívar y Roberto Cañete (Terna de Paraguay).

CHAPECOENSE: Moraes; Pedro, Grolli (46’ Luiz Otavio), Cardoso, Reinaldo; Apodi, Antonio (66’ Moises), Girotto, Rossi; de Melo (73’ Paulista) y Arthur. DT: Vágner Mancini.

ATLÉTICO NACIONAL: Armani; Bocanegra, Heríquez, Aguilar, Díaz; Arias, Bernal (78’ Mosquera), Ibargüen (90’ Rodríguez); Ruiz, Torres y Moreno (72’ Ramírez). DT: Reinaldo Rueda.

GOLES: 24’ Reinaldo (C), 59’ Torres (AN), 74’ Luiz Otavio (C).

Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Fútbol Internacional